La CHG decide hoy la propuesta de riego para la próxima campaña

  • La falta de agua y el viento de levante amenazan los cultivos de secano y también los de regadío

  • Agricultores y ganaderos piden los mayores desembalses posibles

Sigue sin llover y cada vez parece más difícil que remonte la situación de sequía que padece el campo andaluz por la falta de lluvias en la primavera y el azote de los vientos de levante. Se están viendo afectados tanto los cultivos de secano como los de regadío y es por ello que los agricultores reclaman a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que apruebe el mayor volumen posible de desembalse para evitar mayores daños.

Justamente hoy está convocada la reunión del Pleno de la Comisión de Desembalse en sesión ordinaria, en la que, además de la situación hidrológica del año 2016-2107, se darán a conocer las propuestas para la próxima campaña de riego, según reza en el orden del día.

Asaja Andalucía advierte que ya hay restricciones en zonas de la Axarquía

La posibilidad de riego va a ser fundamental para cultivos como el algodón, los cereales, el olivar y el girasol, además de la remolacha, el tomate y la arboleda, que se están viendo muy afectados y así lo han puesto de manifiesto los representantes de las distintas organizaciones agrarias.

En el algodón llega el momento de la siembra "y existen pocas expectativas de lluvia, pero también escasa garantías de que puedan utilizar agua para el riego, una combinación explosiva que está poniendo en grave riesgo la siembra del algodón para esta campaña", señalan en COAG-Jaen.

Y lo mismo sucede en Sevilla, según advierte el responsable de Cultivos Herbáceos de COAG Andalucía, Ramón García, quien explica que los algodoneros no tienen más remedio que sembrar para acceder a las ayudas, pero sin agua la situación va a ser muy difícil y sólo algún riego podría asegurar el cultivo para que sea recolectado en verano.

Por ello, en la reunión que la Comisión de Desembalse tiene prevista para hoy mismo, COAG Andalucía va a solicitar a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir "que se ponga a disposición de los algodoneros el mayor volumen de agua posible con el objetivo de que no se queden las tierras sin cultivar y que se pueda sacar adelante la cosecha de algodón".

La Coordinadora agrega que, además y en función de la evolución de las condiciones meteorológicas, en Jaén se barajará la posibilidad de estudiar líneas de ayudas de algodón para que se puedan flexibilizar las limitaciones de siembra y los rendimientos mínimos necesarios, "habida cuenta de que, por motivos ajenos al agricultor, esta campaña es probable que se encuentren con la imposibilidad de sembrar o de que llegue a buen puerto la cosecha".

Ramón García explica que hasta ahora la previsión era de un buen año, por lo que los agricultores han hecho mucho gasto en limpieza, abonos y fitosanitarios, por las buenas perspectivas que había.

En cuanto al trigo, García advierte que la falta de agua y los vientos pueden dejar los rendimientos entre 1.500 y 2.000 kilos por hectárea de media en la provincia de Sevilla, cuando en una cosecha normal estos rendimientos son de 4.500 kilos. Explica que, salvo que se produzcan las lluvias necesarias, la mitad del trigo no se va a poder salvar "y habrá mucho que no pueda ir para harina y se quedará en calidad pienso".

En cebada, la situación es menos grave porque el ciclo de cultivo es más corto y estima que se podría salvar un rendimiento de 3.000kg/ha. El girasol, al tener raíz pivotante que profundiza más, puede aguantar algo mejor, aunque el responsable de COAG reconoce que las plantas se están viendo afectadas por arriba por el calor. En regadío, la remolacha y el tomate necesitan agua, así como la arboleda.

Para atender a los cultivos de regadío, hay comunidades de regantes que disponen de balsas, pero otros dependen del canal y, por tanto, de los riegos que autorice la CHG.

Se da el caso específico de la Comunidad de Regantes de Torre del Águila, que reclama a la Junta una intervención urgente en la interconexión del canal del Bajo Guadalquivir con el citado embalse, una obra que está hecha desde 2009 y cuya instalación no se puede utilizar porque ha sido víctima de actos vandálicos. El gerente de la Comunidad de Regantes de Torre del Águila, Jaime Argüeso, dice que sin esta infraestructura "el 99% de los regantes no vamos a poder tener agua y no nos dan fecha para hacer las obras necesarias, y lo que necesitamos es que al menos nos den corriente eléctrica para poder funcionar".

En demanda de esta intervención, los agricultores de Torre del Águila tienen previsto realizar hoy una tractorada y una concentración de protesta en las puertas de la sede de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en la Plaza de España de Sevilla.

En parecidos términos se ha pronunciado el presidente de Asaja-Andalucía, Ricardo Serra, quien aprovechó la Asamblea General de Asaja Andalucía para dar la voz de alarma por la sequía. "La combinación de falta de agua, altas temperaturas y vientos de levante está siendo letal para el campo", dijo.

Advierte que abril es un mes clave en el año agrícola y que ya venía corto de agua, con un déficit pluviométrico de 100 litros por metro cuadrado en Andalucía. "No se está cumpliendo el refrán en abril, aguas mil y los cultivos están cogidos con alfileres; si en los próximos 10 o 15 días no hay precipitaciones, la situación será mala o muy mala para los secanos, la arboleda y los pastos", ha advertido Serra.

Agregó que, "en cereales, los vientos de solano ya están produciendo daños, los trigos están espigados, pero se ven algunos con aspecto raquítico; el girasol, por su parte, está muy pendiente de las lluvias para poder seguir evolucionando, mientras que el olivar, que está en plena floración, puede empezar a tirar "esquilmo" si no llueve pronto, lo que redundará en una menor cosecha para la próxima campaña.

Respecto a la ganadería, explicó que "este sector está también sufriendo el agostamiento de los pastos como consecuencia de las altas temperaturas, mientras que encinas y alcornoques, que han tenido buena floración, pueden revertir su situación ante la falta de humedad en el suelo".

En la asamblea de Asaja Andalucía se puso de manifiesto la preocupación por la bajada del volumen de agua embalsada y en algunas explotaciones, como los regadíos del embalse de Torre del Águila en Sevilla o los cultivos subtropicales de la Axarquía de Málaga, hay ya restricciones.

Por su lado, Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía añade que cosechas como las de riego o las de frutales "se mantendrán estables mientras no se reduzca la cantidad de agua empleada para el riego; sin embargo, en el momento en el que haya que recortar el suministro de agua, empezarán las mermas ya que menos riego se traducirá en menos producción".

UPA también muestra su preocupación por la sequía. En Andalucía, advierte, ha habido un 25% menos de precipitaciones que un año normal, "por lo que los herbáceos de secano de invierno, el olivar y los pastos están en peligro". "El cereal -agrega- está espigando y es cuando más agua necesita y las altas temperaturas y los fuertes vientos tampoco no ayudan".

Según los datos recogidos por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en su informe sobre la Situación Hidrológica en abril de este año, "las precipitaciones registradas desde el comienzo del presente año hidrológico han generado unas aportaciones a los embalses de la cuenca del Guadalquivir hasta el 31 de marzo de 2017 de 1.029 hectómetros cúbicos". "Este valor -señala- supone un incremento del 49% con respecto a la aportación registrada el pasado año en igual período (691)", pero, sin embargo, explica que supone una disminución del 63% con respecto a la aportación media histórica de estos meses, cifrada en 2.819.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios