Plan de desarrollo rural

Las peticiones de ayudas de jóvenes desbordan el presupuesto de la Junta

  • Sólo el 50% tiene aprobada su solicitud y aun así los 90 millones no llegan. La mayoría de las denegadas lo son por errores subsanables y pasarán a "rechazados" por falta de recursos.

Comentarios 1

Pese a que la Consejería de Agricultura ha aumentado sobre la marcha el presupuesto para ayudas a la instalación de jóvenes agricultores y ganaderos, en un intento de responder a la gran demanda que ha habido, los 90 millones finales con que se contaba se han quedado cortos para atender la petición de casi 3.000 jóvenes andaluces que pretenden comenzar su actividad en el campo. Esta situación podría remediarse aumentando de nuevo el presupuesto, ya que hay fondos en el PDR para ello o -como propone COAG- respetando al menos las listas de aprobados para que entraran automáticamente en la siguiente convocatoria. También desde Asaja Sevilla creen que, al menos, a los que queden fuera por falta de presupuesto este año se les debe de primar para que entren en la siguiente convocatoria.

De momento -y de forma provisional, pues ahora comienza un trámite de reclamación en el que se pueden subsanar muchos errores, tanto de la Administración como del solicitante- se han aprobado un total de 1.446 ayudas, lo que viene a ser el 50% de las que se presentaron. Otros 250 jóvenes se han quedado, como quien dice, en lista de espera, es decir, no hay fallos en sus solicitudes pero como las ayudas se otorgan en concurrencia competitiva -a quien tiene más puntos- se han quedado a la cola y sin presupuesto. Ese número de 250 podría reducirse en esta primera fase a unos 70 si la Junta corrige -como ha anunciado en una reunión con organizaciones profesionales- algunos errores en los que se ha adjudicado más dinero del pedido a algunos solicitantes, pues quedaría algo más de presupuesto.

En cualquier caso, estos números pueden cambiar drásticamente en el actual proceso de reclamación y subsanación de errores pues, según datos en los que coinciden los técnicos de Asaja y de COAG, de las 1.243 solicitudes que han sido rechazadas -por diversos motivos- muchas de ellas -estiman que pueden ser más de la mitad- lo han sido por causas que se pueden subsanar en el periodo de alegaciones, en el que ahora mismo están inmersas las organizaciones profesionales. Y si ello es así, el número de peticiones que cumplen las normas, es decir, que son susceptibles de ser aprobadas, se elevará y serán muchas más las que queden fuera por la única causa de falta de presupuesto.

De hecho, la actual convocatoria contaba con unos 54 millones de euros en un principio, y a la vista de la gran demanda de ayudas, se aumentó ese presupuesto en 36,11 y se llegó a los 90 millones con los que se pretendía poder ayudar a unos 1.600 jóvenes, con un importe medio de 60.000 euros.

Lo cierto es que los jóvenes -de entre 18 y 41 años de edad- que han optado a estas ayudas han pedido la mayor parte el máximo que se permite, que es de hasta 70.000 euros, según explica Arturo Hidalgo, responsable en Asaja Sevilla de este asunto. Y aunque la casuística es muy variada, la mayor parte de las solicitudes que se han hecho cumplen las normas para ser aceptadas si hubiera dinero para todos. Por eso, Hidalgo opina que la mayor parte de las solicitudes que se han denegado -en el caso de Sevilla, que está tramitando personalmente, cree que podrían llegar hasta el 70%- se podrán aprobar en el trámite de corrección. Y esta es la misma percepción que tiene Ignacio Barrero desde COAG Andalucía. Si esto es así, se planteará el problema de que muchos jóvenes que cumplen los requisitos para recibir una ayuda con la que comenzar su andadura en la agricultura o la ganadería se quedarán sin poder hacerlo.

De hecho, habrá bastante frustración entre los que han visto su solicitud aprobada en esta primera fase provisional, pues en la definitiva pueden quedarse fuera. El asunto es que las ayudas se otorgan por puntos. El máximo de puntos es de 18, aunque los hombre sólo pueden aspirar a reunir 17 ya que uno se da a las mujeres: 777 mujeres han pedido la ayuda y 454 en principio la han logrado.

En esta primera resolución provisional "la nota de corte" se ha quedado en ocho puntos, es decir, por encima de ocho puntos tienen resolución favorable y por debajo no, pero esta es una situación que va a cambiar, ya que muchos de los que han quedado fuera por errores subsanables tienen más de ocho puntos, con lo que al aprobarse su solicitud desbancarán a los que están aprobados pero van justitos de puntos. Posiblemente esa nota de corte suba en un par de puntos.

En este sentido, desde COAG defienden, y así lo han propuesto a la Consejería de Agricultura, que o bien se vuelva a aumentar el presupuesto para que todos lo que tengan la solicitud en regla puedan recibir la ayuda ahora o bien que entren automáticamente en la siguiente. Como explica Ignacio Barrero, muchos de los jóvenes que han pedido esta ayuda ahora no podrán hacerlo de nuevo en la siguiente, pues ya han comenzado a instalarse, lo que permite la normativa a la espera de resolución, pero ya no cumplirían las condiciones para la siguiente, con lo que se quedarían sin la ayuda a la instalación y sin los puntos que da esa ayuda a la hora de pedir los derechos de la PAC de la reserva nacional.

Desde Asaja apoyan que a estos jóvenes que se queden fuera ahora pero con la solicitud en regla se les prime con puntos o de alguna otra forma en la siguiente convocatoria pero -a diferencia de COAG- creen que puesto que esta convocatoria ya ha contado con 90 millones de los 130 que hay previstos para todo el período -hasta 2020- no se debería agotar ahora más presupuesto, pues "hay jóvenes que aún no tienen la edad o las condiciones para pedirla pero no se les debe de privar de esa oportunidad en años próximos".

Por el contrario, desde COAG consideran que "no importa agotar el presupuesto pues siempre se puede trasvasar dinero de otras medidas menos importantes" y en este sentido, COAG defiende que las dos políticas prioritarias en el campo en Andalucía "deben ser la incorporación de jóvenes y la modernización de explotaciones, y que si hay que quitar dinero de otro sitio, debe hacerse".

En este sentido, COAG recuerda el alto nivel de envejecimiento de los agricultores andaluces, de los cuales el 58% tienen más de 55 años y el 33,85% más de 65 años. Y también que, según Eurostat, "por cada joven que se instala como empresario en el campo a lo largo del desarrollo de su trayectoria, creará siete puestos de trabajo". "Deben de ver estas ayudas -dice Barrero- como la posibilidad de crear casi 3.000 empresas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios