La Cámara de Cuentas reclama un mayor respeto a su independencia

  • El presidente de la institución reivindica su imparcialidad y pide a los grupos parlamentarios que no utilicen sus informes, como el de los ERE, con fines partidistas

Comentarios 2

El presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López Hernández, expresó ayer su "satisfacción" por el trabajo realizado desde esta institución en la elaboración del informe de fiscalización sobre las ayudas sociolaborales a trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) y empresas en crisis otorgadas por la Administración de la Junta de Andalucía, ejercicios 2001-2010, al tiempo que pidió que se valore el trabajo de la Cámara de cuentas y no se juzgue según interese el mismo. López hizo un llamamiento en el Parlamento a todos los grupos políticos, "sin excluir a ninguno", para que valoren este trabajo y dejen fuera del debate político a la Cámara de Cuentas.

"Nos gustaría que no se ponga en duda el papel que ha realizado la Cámara de Cuentas porque esta institución que ha hecho el informe de los ERE es la misma que ha hecho el informe de Invercaria y otros muchos", subrayó. López rogó que no juzguen el trabajo del órgano fiscalizador "en función de que el informe interese más o esté más al gusto del consumidor", por lo que señaló que "hay que ser objetivo e imparciales en ese sentido".

Preguntado sobre las críticas del PP en las que lamenta que haya "mutilado" el informe de los ERE para "exculpar" al Gobierno andaluz y al presidente José Antonio Griñán, López que declinó entrar en el debate político, sí apuntó que la Cámara de Cuentas es una institución "independiente, imparcial y que se tiene que valorar por el trabajo que hace". El presidente de la Cámara de Cuentas también indicó que hasta ahora todos los procesos de la misma en la elaboración de este informe están "ajustados al reglamento de la Cámara de Cuentas". En este sentido, ha detallado que cuando la institución recibe la solicitud del Parlamento para fiscalizar estas ayudas diseña un equipo para esta tarea y, tras el primer borrador, se entra en el proceso normal de funcionamiento de la propia Cámara.

"Los documentos que se han enviado al Parlamento son los que establece el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la propia Cámara, aprobado por el Parlamento, que señala la distinta documentación que responde a distintos momentos de ejecución de esos procesos", explicó. No obstante, según López, si el Parlamento considera que para formar su opinión necesita de otra documentación concreta, "la puede solicitar y si procede de acuerdo con la reglamentación, nosotros la facilitaremos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios