Chamizo ya no ve "razón de ser" a los ERE con ayudas excepcionales

  • El Defensor del Pueblo no cree justificado el mantenimiento del régimen de subvenciones especiales tras una década

Comentarios 1

El Defensor del Pueblo andaluz, José Chamizo, no ve justificación en el mantenimiento en la comunidad autónoma, después de toda una década de un "régimen" de subvenciones excepcionales para las ayudas sociolaborales a favor de los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE).

En su informe anual, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz se hace eco de las quejas de los ciudadanos sobre la gestión de las políticas de empleo y destaca que la generalidad de las modalidades que integran las políticas activas de empleo se adecuan a los principios legales para las subvenciones: publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad y eficiencia.

Sin embargo, llama la atención del Defensor del Pueblo andaluz que de forma excepcional y durante una década (2001-2011) se haya dado un tratamiento diferenciados a las ayudas sociolaborales destinadas a los ERE.

A juicio de la institución que dirige José Chamizo, esto "pudo tener su razón de ser" en los primeros tiempos y en relación a los casos concretos considerados de interés público, pero "no puede decirse lo mismo con el transcurrir del tiempo y la aparición de la crisis económica en 2008".

A partir de ese año el volumen de expedientes y número de trabajadores y compromisos presupuestarios debieron forzar a la aprobación y publicación de unas bases reguladoras de dichas ayudas sociolaborales, según el Defensor.

La nueva regulación de esas ayudas llegó en 2011 "tras un enconado y agrio debate político y mediático sobre presuntas irregularidades detectadas en determinados expedientes relativos" a las citadas ayudas, recuerda.

Incide el informe en que "la tardía regulación de estas ayudas -en 2011- pone en evidencia la falta de justificación por haber mantenido demasiado tiempo un régimen excepcional, máxime en el contexto de subvenciones regladas dominante en el ámbito de la Consejería de Empleo".

Esa excepcionalidad en dichas subvenciones "hace que se sitúen en el límite del cumplimiento de los principios" a los que deben atenerse dichas ayudas, y eso puede derivar en "arbitrariedad e irregularidad" en las mismas, señala el Defensor.

No obstante, esta institución precisa que este informe no cuestiona la "mayoritaria y correcta" asignación de las ayudas sociolaborales otorgadas, máxime en un contexto de crisis y destrucción de empleo, al tiempo que reprocha a las que "hayan conculcado el ordenamiento administrativo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios