fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Cortés espera que sobre los Del Valle recaiga una "condena ejemplar"

  • El padre de Mari Luz adelanta que no recurrirá la sentencia para no dilatar "la agonía que estamos viviendo" · Cuando acabe el juicio, el onubense retomará su lucha por la implantación de la cadena perpetua revisable.

Comentarios 3

Comienza el principio del fin de la pesadilla judicial de la familia Cortés. La vista contra el pederasta Santiago del Valle y su hermana Rosa arranca hoy en el Palacio de Justicia de Huelva con la máxima expectación y con el firme deseo del padre de la pequeña Mari Luz, Juan José Cortés, de que "todo lo que hemos sufrido sea recompensado con una condena ejemplar".

El onubense compareció ayer ante los medios de comunicación dejando a un lado su cruzada personal "por que nadie se vea nunca como yo", desprendiéndose de la armadura de ciudadano Cortés para hablar a pecho descubierto, como padre Mari Luz. Eso sí, confiando en la Justicia pese a que "por su culpa hoy yo estoy aquí sentado y mañana se va a celebrar un juicio que va a ser muy duro para todos nosotros".

El profundo dolor que atenaza el corazón de los Cortés-Suárez desde el 13 de enero de 2008 (día de la desaparición de Mari Luz) llevó a la familia a "intentar por todos los medios que el juicio no se celebrara". La acusación llegó incluso a ofrecer un acuerdo a la defensa de los hermanos Del Valle para evitar un hecho tan desagradable".

La magnitud del vacío que Mari Luz ha dejado en su casa de la Plaza Rosa, la terrible herida abierta por su ausencia en el alma de los que la querían, se hace nítida en la intención de Juan José Cortés de aceptar, pase lo que pase, lo que diga el tribunal. "No voy a recurrir la sentencia, lo tengo muy claro; la aceptaré con todas las consecuencias, sabiendo que la agonía que vivimos no la podemos seguir alargando mucho tiempo más y, si se comete otra injusticia, pues el cuerpo ya está hecho para eso". Para él, lo esencial ahora es que "mis hijos recuperen la vida que les robó Santiago del Valle y recuperar la mía, aunque ya no seamos los mismos". En estos tres años de calvario su familia ha sido lo primero. Hasta que le fallaron las fuerzas. Solicitó entonces "el ingreso en un psiquiátrico porque la presión era demasiado fuerte, ya no podía soportarla".

Cortés echó ayer la vista atrás para recordar cómo vivió la desaparición y la búsqueda de su pequeña de cinco años. Confesó a la prensa que -desde aquel fatídico 13 de enero- "todos los días de mi vida han sido difíciles", que, cuando estaba inmerso en la búsqueda de Mari Luz, era "una marioneta intentando encontrar a mi hija". El día que apareció su cuerpo, el 7 de marzo de 2008, "es como si hubieran cortado los hilos de aquella marioneta y caí a plomo al suelo".

Ahora pretende que Santiago del Valle, Rosa e Isabel García sufraguen los gastos que generó la búsqueda de la niña: "Mi abogado solicitará que se ponga número a lo que costó y que sean los tres quienes paguen". Juan José Cortés expresó además su deseo de que se añada a los imputados en el caso otro cargo más, el de secuestro, "si se puede demostrar".

Cuando acabe el juicio, adelantó, volverá el ciudadano Cortés "a la carga con todo, con mucha más fuerza, aunque tenga que recorrer de nuevo España y mover los cimientos de este país; seguiré luchando por la cadena perpetua revisable". El Congreso de los Diputados ya reformó a finales del mes de abril de 2010 el Código Penal, endureciendo las penas por abusos a menores (hasta 15 años de prisión), pero le sabe a poco. A principios de este año, el líder del PP, Mariano Rajoy, anunció que planteará a la Cámara Baja la instauración de la prisión indefinida revisable, mientras que el Gobierno socialista cree que una propuesta así es "inconstitucional e incoherente".

También como padre, el asesor del PP en materia de Justicia demandó a la clase política "que haga un ejercicio de responsabilidad para que los asesinos no tengan el derecho de mentir como lo hacen y para que el perjurio sea condenable".

En cuanto a las declaraciones realizadas por la esposa de Santiago del Valle, Isabel García, que publicó ayer este diario y donde la mujer acusaba a su cuñada y exculpaba a su marido de matar a Mari Luz, jactándose de que no existen pruebas contra el pederasta, Cortés dejó claro que "hay evidencias de que han sido ellos quienes han cometido el asesinato". Además, pidió a quien corresponda que investigue si tales manifestaciones son "constitutivas de delito".

Juan José Cortés e Irene Suárez acudirán hoy al Palacio de Justicia de Huelva. Estaba previsto que declararan en calidad de testigos el último día del juicio, pero tratarán de evitarlo "si nuestras declaraciones no tienen sentido". El padre de Mari Luz invitó a sus vecinos de El Torrejón a "acompañarnos", pero haciendo "uso de la cordura, no queremos vivir episodios desagradables" como los altercados que se produjeron en la tarde en que Santiago del Valle visitó por primera vez la Audiencia provincial tras ser detenido en Cuenca, el 27 de marzo de 2008.

Cortés mantuvo la compostura durante ayer hasta que las palabras que dedicó a Mari Luz le quebraron la voz: "Queremos recordar a nuestra hija como se fue, con una sonrisa eterna y con una belleza que rozaba lo celestial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios