Dastis: "Alguien en el Reino Unido está perdiendo los nervios"

"Alguien en el Reino Unido está perdiendo los nervios". Ésa es la única explicación posible que le encuentra el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, al hecho de que en Londres se haya oído decir que el Gobierno británico estaría dispuesto a ir a la guerra si ello fuera necesario para defender la soberanía de Gibraltar. "La tradicional flema británica brilla por su ausencia" en este asunto, lamentó Dastis.

No obstante, el ministro indicó en el transcurso de un desayuno del Foro Cinco Días que el antiguo líder conservador británico Michael Howard "no dijo exactamente eso", es decir, que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, sería igual de firme que Margaret Thatcher, que en 1982 envió una fuerza militar para defender las islas Malvinas tras la ocupación militar argentina. Sin embargo, Dastis sí censuró que "traer a colación situaciones pasadas con las Malvinas es un poco sacado de contexto". El jefe de la diplomacia española, no obstante, quiso destacar que el Gobierno de Mariano Rajoy no tiene que dedicarse a responder a "observaciones" que políticos "de ahora o de ayer en el Reino Unido hagan sobre este particular". Y volvió a recalcar: "Me parece que alguien en Reino Unido está perdiendo los nervios pero no hay ninguna base para ello".

La UE insiste en que la vía del diálogo es la única para resolver la disputa sobre el Peñón

Para limar asperezas en este asunto, aunque ya estaba prevista desde hace unos días, Dastis mantuvo la noche del domingo en Madrid una cena con el ministro británico para la salida de la UE, David Davis, a quien trasladó que la posición negociadora respecto a Gibraltar es la del borrador del Consejo Europeo, que condiciona la aplicación del pacto del Brexit en el Peñón al acuerdo entre España y el Reino Unido.

Dastis recordó que "la posición es clara: cuando el Reino Unido salga de la UE sale entero y nuestra intención y deseo es que fuera de la UE permanezca entero y vamos a trabajar en ese sentido". El titular de Exteriores eludió hablar de "Brexit blando o duro" y subrayó que en esta negociación el objetivo es que el resultado sea "lo más positivo posible para los ciudadanos".

Entretanto, la Unión Europea (UE) hizo un llamamiento al diálogo sobre el futuro de Gibraltar después del Brexit. "La Comisión Europea se pone del lado del diálogo y la cooperación, que es nuestra manera de hacer las cosas", dijo su portavoz Margaritis Schinas a los periodistas en Bruselas. Schinas manifestó su apoyo al borrador de las bases que guiarán las negociaciones de la UE para la salida del Reino Unido del club europeo y que contempla que no se aplicará ningún acuerdo a Gibraltar sin el consentimiento de España y del Reino Unido. En la práctica, esto supone un poder de veto para España sobre cualquier decisión que implique a Gibraltar, extremo que fue criticado duramente por Londres y celebrado por Madrid como una victoria diplomática.

Mientras, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, evitó pronunciarse sobre la polémica. "No es una cuestión de política exterior todavía. No voy a comentar sobre esto", se limitó a decir la jefa de la diplomacia europea y vicepresidenta de la Comisión Europea en rueda de prensa al término de la reunión de los ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo, al ser preguntada sobre si la UE ha tomado partido por España frente al Reino Unido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios