María José Sánchez Rubio

Derechos en sanidad, progreso en igualdad

LOS españoles nos lanzaron el 20-D un mensaje muy claro. Y no es un mensaje de conformismo, tampoco de ingobernabilidad, sino de pluralidad. Y es también un claro mensaje de cambio, de iniciar un nuevo tiempo.

Durante sus cuatro años de gobierno, Rajoy y el Partido Popular lo han fiado todo a la cacareada recuperación económica. Convencidos de que todos esos datos macroeconómicos que no rozan la piel de la ciudadanía podían transformarse en el placebo que ocultase el amargo sabor de la desigualdad.

Una desigualdad que se ha extendido a todos los ámbitos que nos afectan, que ha causado un grave deterioro de un Estado de Bienestar que tanto trabajo nos costó alcanzar, con una especial incidencia en nuestra sanidad. Los socialistas hemos demostrado, y seguimos demostrando allá donde gobernamos, que es posible revertir esta realidad. El volver a contar con un Sistema Nacional de Salud público, universal y de calidad, que es un factor esencial de lucha contra las desigualdades, tanto personales como territoriales, es un firme e inquebrantable compromiso que forma parte de nuestro ideario. Nuestro planteamiento es muy claro: un sistema que ha de ser blindado constitucionalmente y que ha de contar con una nueva Ley de Sanidad, que frene la inequidad, la vulnerabilidad y la desprotección que padece en la actualidad buena parte de la población de nuestro país.

Un Sistema Nacional de Salud, el que proponemos los socialistas, que cuente con una cartera común de servicios para la ciudadanía, que acabe con la multiplicidad instaurada por el Gobierno del Partido Popular, y que no ha sido más que un elemento que ha generado confrontación y desigualdad. Un Sistema, por tanto, elaborado desde la participación y el consenso, que no discrimine a los territorios y sus habitantes.

Es tiempo, por tanto, de recuperar todo lo retrocedido en estos últimos años de austeridad entendida en clave de desigualdad, y de establecer los cimientos de un Sistema Nacional de Salud, público, universal y de calidad, al servicio de toda la ciudadanía, sin excepción.

Es tiempo de escuchar, reformar y progresar. De recuperar los derechos perdidos en Sanidad en estos últimos 4 años. En definitiva, de recuperar el camino de la igualdad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios