Desencanto autonómico

  • Aumenta el número de andaluces partidarios de un Estado organizado en torno a un Ejecutivo central más fuerte

Comentarios 46

La revisión que desde hace semanas se está haciendo del Estado de las Autonomías no es sólo un asunto que atañe a los políticos. En Andalucía -sin descartar a Izquierda Unida-, son sobre todo socialistas y populares quienes desde hace algunas fechas andan a la greña, y cada vez con más virulencia, en el cuadrilátero autonómico. Los primeros no dudan en acusar al Partido Popular de colocar cargas de dinamita en la línea de flotación de un modelo que ha permitido las mayores dosis de autogobierno a las regiones. Los segundos consideran a los socialistas responsables de un desbarajuste territorial y administrativo -que se acentúa especialmente en el apartado financiero- que, ahora mismo, precisa de correciones que son imprescindibles para la supervivencia del sistema.

La batalla en el tablero autonómico ha alcanzado tales niveles que el propio presidente del Ejecutivo autonómico, José Antonio Griñán, no tenido reparos en acusar a su adversario de querer retroceder hasta "tiempos preconstitucionales". Según Griñán, con la crisis como excusa, el partido que lidera Javier Arenas, ya en pleno asedio de la Junta, ha aprovechado la coyuntura económica para "meterla de rondón" en el debate autonómico. "Tiene la habilidad de hacer contrabando con sus rancias ideas" para extraer de ellas rentabilidad "aunque no tengan nada que ver con la crisis", advirtió Grñán el viernes pasado durante su intervención en la Interparlamentaria Socialista Andalucista celebrada en Antequera.

Para el número uno de los socialistas andaluces, el menosprecio que, según él, demuestra el PP hacia el sistema autonómico, lleva implícito el "rechazo al Estado del bienestar y de los servicios públicos". Griñán ha insistido una y otra vez contra los postulados del Partido Popular -de los que el ex presidente Aznar ha hecho bandera- que este partido es la "fuerza política que en su día rechazó el título octavo de la Constitución, que no lo quiso, que no lo votó".

¿Y el público que asiste a lo que ocurre en esa bronca dentro del ring político? ¿Qué dice? Pues parece que aumentan los que se decantan por el aspirante, el PP, o por algunas de sus tesis, porque no están muy satisfechos -al menos andan desencantados-, después de todos estos años, con el Estado de las Autonomías. Eso es lo que refleja el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) realizado por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Capdea).

Según los resultados ofrecidos por este informe, ha aumentado el porcentaje de andaluces que prefieren una organización del Estado articulada en torno a un único Gobierno central sin autonomías. Así lo manifiestan ya el 23,9% de los encuestados en el sondeo referente a 2010. Y eso significa, ni más ni menos, que 11 puntos más que en el Egopa que se hizo en 2008. Además, también ha menguado el número de andaluces partidarios de un Estado federal en el que las comunidades autónomas disfruten de un mayor autogobierno. En contrapartida, este modelo es defendido por el 11,8% de las personas consultadas por el Capdea, lo que significa un descenso del 1,8% con respecto a quienes lo hicieron en el sondeo de hace dos años.

Este parecer contrasta con quienes se muestran a favor de un Estado que "reconociese a las nacionalidades la posibilidad de convertirse en estados independientes". Esta opinión ha pasado de un 2,8% en 2008 al 3,5% arrojado en esta última consulta.

Además, se extiende cada vez más entre los andaluces la creencia de que desde La Moncloa no se mira con los mismos ojos ni se mide con un rasero igualitario a todas las comunidades autónomas. Porque el 80,1% de los andaluces consideran que el Gobierno favorece más a unas regiones que a otras. Enfrente, apenas apenas un 14,2% opina que la Administración central trata a todas por igual.

Estos datos suponen un aumento de 2,7 puntos en la valoración de que el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero no es ecuánime en el trato a las diferentes comunidades autónomas, ya que hace dos años el porcentaje se situaba en el 77,4% de los encuestados en este mismo estudio. Por su parte, un 54,2% de los andaluces respaldan la actual configuración del Estado de las Autonomías, lo que supone una caída de 13 puntos en el respaldo al diseño autonómico vigente, ya que hace dos años era considerada la mejor opción por el 67,6% de los preguntados por el Cadpea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios