Endesa corta la luz en la zona norte de Granada con escolta policial

  • Los operarios, embozados y custodiados por agentes, desconectan de la red eléctrica una treintena de enganches ilegales

Los enganches ilegales al suministro eléctrico en la zona norte de Granada para abastecer cultivos de marihuana llevan mucho tiempo acarreando problemas a un barrio que sufre apagones que dejan las viviendas a oscuras y frías durante el invierno, además de la carga que supone portar un estigma de epicentro de la droga que los vecinos consideran injusto. Con la intención de "normalizar" esta situación, Endesa desconectó ayer una treintena de enganches fraudulentos en una operación que se desarrolló bajo una fuerte vigilancia policial y con los técnicos de la compañía embozados con pasamontañas para no ser identificados.

Agentes de la Unidad de Intervención Policial Nacional en Granada se desplazaron hasta esa zona de la capital granadina para custodiar a los trabajadores de Endesa. Dichas tareas de protección se desarrollaron desde primera hora de la mañana y se centraron en permitir que los operarios de la compañía eléctrica pudieran desarrollar su trabajo en los bloques de la calle Martín Pinzón y aledañas.

Los agentes acudieron provistos con el equipo habitual para estos casos, que incluye casco, escudo y chaleco antitrauma, ya que, explicaron fuentes policiales, no es infrecuente que los policías reciban "pedradas" cuando se personan en algunos de los puntos más conflictivos de ese barrio. No obstante, ayer no se produjo ningún incidente con los agentes ni con los trabajadores de Endesa. Desde la Policía no se quiso dar más detalles sobre el trabajo desarrollado para evitar la alarma entre los vecinos, y, sobre todo, no poner sobre la pista a quienes se dedican a cultivar cannabis.

El director de la división de Andalucía Oriental de Endesa, José Luis López Mañas, explicó que la actuación forma parte de la "campaña" para encontrar soluciones a un tema "cada vez más complejo" como son los enganches fraudulentos en las viviendas para cultivos de droga. López Mañas matizó que los técnicos operaron sobre las instalaciones propias de Endesa situadas en los bloques de pisos y en ningún momento entraron en las viviendas al no disponer de orden judicial ni ser su cometido.

El directivo de la eléctrica agradeció la colaboración de la Policía Nacional en un asunto delicado para los habitantes de la zona Norte. "Espero que nos sigan acompañando para luchar contra los fraudes, especialmente los relacionados con los enganches para cultivos de droga que son los que más consumen", detalló López Mañas. "Droga ahí en todos los lados, pero en la zona Norte se dan un número más elevado de cultivos ilegales que están molestando a muchas viviendas y a mucha gente que se siente estigmatizada", lamentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios