Marta del castillo

La Fiscalía y la acusación mantienen los cargos contra el Cuco por el asesinato y violación de Marta

  • Aseguran que el menor estaba "obsesionado" con ella y que quiso besarla tras ingerir alcohol y fumar porros.

Comentarios 4

La Fiscalía de Sevilla y la acusación particular que ejercen los padres de Marta mantuvieron hoy los cargos contra el Cuco por el asesinato y violación porque entienden que el menor estaba "obsesionado" con ella y la tarde del 24 de enero quiso besarla, como lo había intentado el propio asesino confeso, Miguel Carcaño.

El relato de hechos que han expuesto la fiscal de Menores y la abogada de la acusación particular, Inmaculada Torres, coincide en que Miguel, Marta y el Cuco coincidieron sobre las 20:30 horas del 24 de enero de 2009 en el piso de León XIII, donde Miguel y el Cuco comenzaron a tomar algunos cubatas de ron y fumaron porros. En un momento dado, Miguel quiso darle un beso a Marta, a lo que ésta se negó y el Cuco, según explicó Inmaculada Torres, "quiere hacer lo mismo que Miguel", darle un beso porque estaba "obsesionada" con ella, como a juicio de la abogada demuestra el hecho de que le dijo "a uno de sus amigos que había estado saliendo con ella seis meses, cuando todo es falso y Marta tenía hacia él un sentimiento de protección, al que llamaba peque". La letrada insistió en que en algunas conversaciones en el messenger, el menor le decía Marta "ahora me toca a mí", por lo que podría entenderse que el móvil del asesinato -que las acusaciones atribuyen materialmente al Cuco- pudo ser esa "obsesión" con la chica. 

Ante la negativa de la joven, Miguel comenzó a golpear a Marta y el Cuco hizo lo mismo, lo que lleva a la Fiscalía y la acusación sostienen que la agresión, asesinato y violación de Marta se desarrolla "todo en una unidad de actos", lo que en su opinión no significa que con el asesinato quisieran ocultar la violación. "Es un hecho que se produce seguido y producto de lo que habían consumido posiblemente", precisó la letrada, que ha añadido que tanto el Ministerio Público como la acusación particular no consideran que esa ingesta de alcohol y drogas afectaran a su capacidad de entender, con lo que no cabe apreciar ninguna atenuante.

Del relato también se desprende que Marta fue intimidada con una navaja y que, a pesar de que les dijo a Miguel y al Cuco que no iba a contar lo que había sucedido, acabaron por darle muerte estrangulándola el menor con un cable de alargadera.

El relato de las acusaciones precisa que, una vez que Marta fue asesinada y violada, el Cuco llamó a Samuel Benítez, con el que quedó a las 2:30 horas de la madrugada, y cogieron el coche de la madre del menor, un Volkswagen Polo, donde supuestamente trasladaron el cuerpo. "Queda la incógnita de si lo tiran al contenedor", añadió Torres, que precisó que los testigos que vieron a dos encapuchados empujando la silla de ruedas no vieron arrojar el bulto que transportaba a ningún contenedor, por lo que la letrada dijo que quizás el coche estaba aparcado detrás y metieron el cadáver, de ahí que se hallase una mancha de sangre en la puerta trasera del vehículo. En este punto, la acusación particular recordó la primera declaración de Miguel Carcaño, en la que confesó que el cuerpo lo sacaron por la puerta izquierda del vehículo de la madre del menor.

La abogada de la acusación señaló respecto al destino del cuerpo que los imputados "no querrían que un informe forense diera los resultados y dijera lo que se le hizo a ese cuerpo, lo hicieron para ocultar la violación o no se sabe qué".

La acusación particular también hizo hincapié en el papel que desempeñaron los adultos Javier Delgado y su novia María García en la desaparición del cuerpo. "Entran cuando Marta está fallecida, Francisco Javier intenta ayudar a su hermano y María ayudar a su novio".

Las acusaciones basaron su relato de hechos en las pruebas testificales y en las evidencias científicas, como por ejemplo, la muestra de ADN mezclado del menor con el de Marta que fue localizado bajo una mesa de escritorio en el dormitorio de Carcaño, justo donde sitúan la muerte de Marta.

Tras el informe de la Fiscalía y de la acusación particular ahora le toca el turno al abogado de la defensa, que ha solicitado la libre absolución por entender que no hay pruebas contra el menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios