La Guardia Civil desmonta una red de narcos que traía el hachís en avionetas

  • La organización, que iba a utilizar el aeródromo de Trebujena, tenía dos aviones para dar el 'salto' a la cocaína americana

La Guardia Civil ha desmantelado una banda de narcotraficantes que disponía de seis aeronaves para introducir droga desde África a España y que utilizaba los aeródromos de Trebujena y Évora y pistas forestales de Huelva para eludir el control de las fuerzas de seguridad. La red estaba dirigida por un piloto de líneas aéreas de gran experiencia que ha sido detenido en Sevilla, J.G.M., junto a otros 11 integrantes de la banda formada en su mayoría por ciudadanos españoles, franceses y colombianos. Los investigadores mantienen que la red iba a comenzar a traer cocaína, por lo que dos de los aviones de los que disponían podrían estar preparados para realizar vuelos mucho más largos que el simple cruce del Estrecho. Además de las seis aeronaves, en la operación Ládano, desarrollada en las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y Madrid, la Guardia Civil se ha incautado de 21 armas. La primera fase de la operación se inició en noviembre del año pasado cuando un grupo de investigación de la Guardia Civil del puerto de Huelva tuvo conocimiento de la existencia de varios narcotraficantes que podrían estar introduciendo hachís desde África hasta España. Entre el material intervenido se encuentran seis aeronaves -King Air, Pipper Navajo y una Cessna 206- intervenidas en el aeródromo de Trebujena, así como tres avionetas Cessna, localizadas en el aeródromo de Évora.

En Sevilla han sido detenidos nueve miembros de esta banda, entre ellos al que la Guardia Civil considera el cabecilla. Se trata de un piloto de una compañía española. Fue detenido junto a un acompañante, al que se considera su lugarteniente, cuando circulaban por la autopista de peaje hacia Cádiz (AP-4), a la altura del término municipal de Los Palacios y Villafranca. Estas dos detenciones fueron precisamente las dos últimas de toda la operación Ládano. También en Sevilla cayeron los cinco primeros detenidos de este servicio, allá por el mes de febrero. Los arrestaron en un chalé situado a las afueras de Brenes donde también se descubrieron los 400 kilos de hachís que habían llegado posiblemente en una avioneta. Son tres españoles cuyas identidades son J. P. T, de 40 años; F. J. P. T., de 34, y M. D. D., de 32, y dos franceses que responden a las iniciales A. H., de 34 años, y S. L., de 32. En marzo se registraron tres viviendas más en la provincia de Sevilla: una en el municipio de Espartinas y las otras dos en la capital, concretamente en los barrios de Sevilla Este y Palmete. En uno de estos registros se detuvo a una mujer, Carmen P. G., como colaboradora de la organización. Poco después también caería en su vivienda del municipio de Umbrete un piloto colombiano identificado como S. F. R., encargado de traer la droga.

6

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios