La Guardia Civil libera a siete secuestrados y detiene a los captores

  • Los agentes emprenden una redada frente a un centro comercial de Lepe en la que rescatan a cuatro víctimas y posteriormente a otras tres en Cartaya

Una espectacular operación policial tuvo lugar el sábado sobre las 13.15 delante del centro comercial de Lepe, que se saldó con la detención de siete personas de varias nacionalidades que tenían secuestradas a otras tantas en dicha localidad y también en Cartaya, ambas en Huelva.

El revuelo comenzó cuando del otro lado de la carretera llegaron agentes, de paisano y uniformados, pistola en mano dando el alto a una serie de individuos que se encontraban junto a dos vehículos delante de la superficie comercial. Los agentes detuvieron a siete personas y lograron liberar a otras cuatro que estaban retenidas dentro de dos vehículos. Horas más tarde, la Guardia Civil lograba localizar a tres personas más, también retenidas contra su voluntad, en una casa de campo de las afueras de Cartaya.

Según fuentes policiales entre los detenidos hay españoles y marroquíes, y tienen entre 30 a 58 años de edad. Todos ellos están acusados de detención ilegal, lesiones y tenencia ilícita de armas.

Las víctimas son dos mujeres de nacionalidad portuguesa y con domicilio en Lepe y cinco hombres de la localidad onubense, aunque uno de ellos tiene el domicilio en Isla Cristina. Además de lograr la liberación de los rehenes, la Policía se incautó de tres armas de fuego y de diversas cantidades de dinero que llevaban los secuestradores.

Según fuentes de la investigación, el aviso del secuestro lo dio el hijo de una de las víctimas. Al parecer, éste se encontraba en las inmediaciones del centro comercial cuando vio a su padre. El hombre se aproximó a él muy nervioso y le dijo que estaba secuestrado por unos individuos con pistolas. El joven alertó inmediatamente a un policía local de Lepe y éste avisó a la Guardia Civil, que se hizo cargo del suceso.

En el momento de la intervención, los agentes encontraron a cuatro de las víctimas repartidas en dos coches vigilados desde el exterior por los raptores. Los secuestrados aseguraron a la Guardia Civil que estaban detenidos desde hacía dos días en un chalé a las afueras de Cartaya, El Cachirulo, donde se encontraban los otros tres retenidos.

Los efectivos de la Guardia Civil se trasladaron inmediatamente hacia allí, pero se la encontraron vacía, aunque con signos evidentes de que había sido abandonada recientemente y con prisas. Poco después lograban localizar al resto de los retenidos, que relataron a los agentes que habían logrado huir al percatarse de que los secuestradores habían dejado la casa.

Las víctimas denunciaron que los secuestradores les habían amenazado con pistolas y armas blancas, además de haberles propinado golpes y puñetazos. Algunos tuvieron que ser atendidos en el Centro de Salud de diversas heridas, en su mayoría golpes.

Los agentes proseguían ayer con la investigación del caso, por lo que realizaron un registro de la vivienda que había sido usada para retener a las siete personas. El inmueble, a un kilómetro del municipio, es propiedad de una persona de Cartaya que se la había alquilado a un ciudadano portugués.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Ayamonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios