IU alega que "un consejero es igual que un fontanero" para justificar la huelga

  • El secretario general del PCE, José Luis Centella, asegura que no todas las administraciones deben tener servicios mínimos, en contestación a Griñán · El portavoz del Gobierno aún no sabe qué hará Valderas

Comentarios 5

Un consejero del Gobierno andaluz es como "un fontanero o un maestro"; no hay cuidadanos de primera o de segunda para ejercer su derecho a la huelga, y por eso todos los cargos de IU en la Junta, incluidos los miembros del Ejecutivo, realizarán paros el próximo 14 de noviembre. Después de que la consejera de Fomento. Elena Cortés, desafiase al presidente Griñán al proclamar que irá a la huelga, el portavoz de IU y secretario general del PCE, el cordobés José Luis Centella, defendió ayer desde Jaén que no hay diferencias entre un cargo público en la Administración y cualquier otro trabajador. "Un consejero es igual de trabajador que un maestro o un fontanero", aseguró Centella, cuya formación va a protagonizar la inédita experiencia de participar en una huelga de cargos políticos con responsabilidades administrativas.

El domingo pasado, en este mismo diario, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, aseguraba que todos sus consejeros estarían de servicios mínimos "al cien por ciento", debido, precisamente, a sus deberes como gestores, con independencia de su apoyo a la huelga. No parece ser ésa la opinión de sus socios de Gobierno, o al menos de parte de ellos: han sido los miembros de lo que se denomina el núcleo duro del PCE los más estrictos en este aspecto. En principio no parece que la huelga de los de IU vaya a crear una crisis en el Ejecutivo, pero algunos dirigentes socialistas consultados por este asunto a lo largo de varias semanas han respondido que les parece un "despropósito" que un consejero de la Junta, un viceconsejero o un director general secunde un paro de 24 horas.

Un parlamentario del PSOE lo explicó así: "Harán más huelga de boca que de cuerpo, porque, al final, el consejero tendrá que estar en su despacho contabilizando el paro en su sector o pendiente de las carreteras o de los accesos a las ciudades.

Centella, número uno del PCE, indicó lo siguiente: "Cuando escucho que hay alguien que separa la Administración me sorprende". Y, aunque comprende que algunos servicios de la Junta sí deben contar con una atención mínima, caso de un hospital, "porque hay alguien que se puede morir", no toda la Administración está sujeta a ella. Una enmienda a Griñán.

En el Gobierno de la Junta hay tres consejeros de IU, uno de ellos es el vicepresidente Diego Valderas, los otros son los de Turismo, Rafael Rodríguez, y Elena Cortés. Todos han comunicado que el próximo 14 de noviembre no irán a la sesión del Parlamento e IU ha anunciado que harán huelga, pero se desconoce si permanecerán en sus puestos. Griñán dio a entender, en esa entrevista, que sí, pero el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez, admitió que, al día de ayer, aún desconoce qué hará exactamente Valderas. La idea de los de IU es acudir a las manifestaciones, aunque, según Vázquez, todos, incluido Elena Cortés, "estarán atentos a su responsabilidad", de lo que se deduce que secundarán la huelga y sólo la suspenderán en caso de que se produzca una situación grave que requiera de su atención.

Vázquez aclaró que José Antonio Griñán mantendrá una posición de "neutralidad", aunque no de "indiferencia". Los socialistas apoyan la huelga, pero irán a trabajar. Griñán, además de ser presidente es secretario general del PSOE, contará con agenda y no participará en las manifestaciones de ese día, algo que, posiblemente sí, haga Diego Valderas. De hecho, Vázquez también comentó, tras la reunión del Consejo de Gobierno, que el vicepresidente también es el coordinador general de IU.

El portavoz parlamentario del PP, Carlos Rojas, subrayó que "es la primera vez en la historia" que un consejero de la Junta hace huelga, y acusó a Griñán de "ceder al chantaje" de sus socios de IU. La posición de la federación de izquierdas no sólo se va a ver en el Gobierno, sino también en el Parlamento. "Griñán se retratará, no se puede confiar en él, no tiene credibilidad", manifestó este parlamentario. La razón de estas acusaciones es que José Antonio Griñán defendió, con motivo de una huelga general que se convocó contra José María Aznar, que el Parlamento, como Cámara de representación democrática, ni se cerraba ni se tomaba vacaciones. Fue en 2010, pero ahora la petición formal de IU ha provocado que el PSOE la secunde en la Cámara, y el Parlamento permanecerá cerrado y sin sesión de control ese miércoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios