Irene Suárez pierde los nervios y echa "la culpa de todo" a la Justicia

  • La Junta pone a disposición de la familia una sala en la Audiencia para que estén más cómodos.

Comentarios 8

La tensión que vive la familia de Mari Luz Cortés es máxima. Al dolor por la muerte de la pequeña hay que añadirle la presión extrema del juicio, la impotencia de saber que los hermanos Del Valle se encuentran a unos metros de ellos y que todo está en manos del tribunal.

Los padres de la niña acudieron también en la tarde de ayer al Palacio de Justicia de Huelva. Arropados por familiares y amigos, procuraron mantener la calma. Hasta que la vista terminó.

Entonces, la madre de Mari Luz, Irene Suárez, trató de ver la cara a los presuntos asesinos de su pequeña. Su marido, Juan José Cortés, lo evitó asiéndola del brazo y alejándola de la puerta de detenidos, trasladando a toda la comitiva hasta Hipercor entre las exclamaciones de la abuela, Mari Luz Fernández, que no pud o contenerse y lanzaba gritos de "¡asesinos!" a los dos imputados, que ya subían a la furgoneta de la Policía Nacional que los trasladó hasta el Centro Penitenciario de Huelva.

Una vez se hubieron marchado los Del Valle, los Cortés-Suárez regresaron a la Alameda Sundheim. Entonces Irene perdió los nervios y comenzó a gritar ante los medios de comunicación que todavía permanecían apostados en la zona que "la culpa de todo esto lo tiene la Justicia". Luego, sus allegados la tranquilizaron y el matrimonio regresó a su casa de El Torrejón.

De otro lado, la Junta de Andalucía puso ayer a disposición de la familia de Mari Luz una sala más amplia que el espacio habilitado en el Servicio de Atención a Víctimas en Andalucía (SAVA) para que puedan acudir a la Audiencia Provincial de Huelva y se sientan más cómodos. Según informaron a Europa Press desde la Administración regional, la sala se encuentra en la quinta planta del Palacio de Justicia, dispone de más de 60 metros cuadrados y tiene capacidad para unas 40 personas. Se trata de una sala utilizada para reuniones de los jueces y los fiscales y, tras comprobar que en estos días no hay encuentros programados, se ha puesto a disposición de la familia de la menor. Además, la Junta de Andalucía remarcó que el SAVA abierto a la familia por si necesitan hacer uso del mismo.

Por su parte, el padre de la menor onubense Mari Luz Cortés, Juan José Cortés, reafirmó el ofrecimiento y recordó que los suyos se quedaron en la mañana de ayer fuera del Palacio de Justicia onubense, ya que el primer día del juicio no estuvieron cómodos en el espacio habilitado, el cual "no tenía ventilación" y por ello se sentían "encerrados". Asimismo, afirmó que pese, a los duros momentos que viven, se encuentran "con fuerza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios