La Junta urge al Gobierno que aborde la reforma de la financiación

  • El Ejecutivo regional rechaza las "lecciones de salud democrática" de Soraya Sáenz de Santamaría y exige "respeto" a los andaluces

El portavoz de la Junta, Juan Carlos Blanco. El portavoz de la Junta, Juan Carlos Blanco.

El portavoz de la Junta, Juan Carlos Blanco. / julio muñoz / efe

Comentarios 1

La Junta de Andalucía exige al Gobierno central que pase de las palabras a los hechos convoque "de forma urgente" el Consejo de Política Fiscal y Financiera para afrontar la reforma del modelo de financiación autonómica. El Ejecutivo regional se felicitó por el cambio de actitud de la administración central después de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reconociera el pasado lunes en un acto en Málaga que Andalucía "se merece un nuevo modelo de financiación autonómica".

"Es algo que venimos reclamando desde hace años y es justo lo que no dice el líder del PP-A, Juanma Moreno, a quien una vez más le enmiendan la plana", señaló el portavoz de la administración andaluza, Juan Carlos Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. "Rajoy prometió que abordaría esta reforma antes de enero de 2018. Quedan menos de 50 días, pero todavía está a tiempo de cumplir con su palabra", apuntó el portavoz de la Junta, que insistió en que Andalucía "lleva años pidiendo esa reforma que le permita tener el dinero que le corresponde".

El Gobierno andaluz calcula que el retraso de la reforma del sistema de financiación autonómica, que caducó en 2013, le ha causado una merma de más de 5.000 millones de euros, que se ha traducido en una pérdida de capacidad para sostener los servicios públicos.

Sin embargo, algunas de las cuestiones que planteó la vicepresidenta del Gobierno han causado escozor en la administración andaluza. El Ejecutivo regional reiteró su desacuerdo con las alusiones de Soraya Sáenz de Santamaría a la necesidad de un cambio político al frente de la Junta, que tildó de una "salida de tono ofensiva" que se aleja del "respeto y la cordialidad" que deben marcar las relaciones entre ambas instituciones. "Andalucía no está para recibir lecciones democráticas. Están de más. Sobran. El Gobierno de la Junta le pide respeto, y sobre todo, respeto a todos los andaluces, que deciden legítimamente en las urnas quien les quiere representar", recalcó el portavoz del Ejecutivo andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios