La Junta tendrá que ofertar 3.000 plazas para cubrir las bajas de los maestros

  • La convocatoria será la mayor de España y provocará un efecto llamada en todas las comunidades. Educación mantiene su intención de cubrir el 100% de las jubilaciones.

Comentarios 84

Andalucía se convertirá este año en la mayor oportunidad laboral para los maestros de España. Así lo estiman las centrales sindicales, que exigen la convocatoria de oposiciones en todas las comunidades para evitar un efecto llamada contraproducente para los aspirantes andaluces, muchos de los cuales han solicitado ya la congelación de esta convocatoria ante el elevado número de opositores que se presentarán. La Consejería de Educación aún no se ha pronunciado oficialmente sobre este asunto, aunque ya ha aclarado su intención de seguir adelante con las oposiciones y mantener el 100% de reposición en las jubilaciones, pese al tope del 30% establecido por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Todas estas cuestiones se tratarán en la reunión que mantendrán hoy el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, con los directores generales de Educación de las comunidades.

Los sindicatos de enseñanza tienen sus esperanzas puestas en dicho encuentro. De él dependerá, en parte, el futuro de muchos interinos y recién licenciados andaluces que se presentarán a las próximas oposiciones al cuerpo de maestros. Varios son los factores que condicionan el número de plazas a ofertar. El más importante de ellos son las bajas que se registran en la plantilla de docentes, la mayoría generadas por las jubilaciones. Este año viene marcado por ser el último para acogerse a  la prejubilación LOE, esto es, la posibilidad que ofrece el Estado a los docentes para retirarse a los 60 años manteniendo el 100% de sus salarios más una gratificación. El plazo para acogerse a esta jubilación anticipada expira el 28 de febrero, por lo que la Junta no tendrá hasta primeros de marzo datos exactos sobre el número de maestros que abandonarán las aulas andaluzas el próximo curso. Esta información es básica para la oferta. Los sindicatos ya han hecho números. ANPE, CCOO, Fete-UGT, CSIF y Ustea estiman que Educación tendría que convocar entre 3.000 y 3.500 plazas de maestro. La Consejería que dirige Francisco Álvarez de la Chica ni confirma ni desmiente. Fuentes de Educación sólo apuntaron a este periódico que "al hacer cálculos se puede obtener un número aproximado". Nada más.

Las cifras dadas por las centrales sindicales obedecen a los datos de los últimos cursos, en los que entre 2.000 y 2.500 docentes se acogieron a la jubilación anticipada. Si se tiene en cuenta que el 55% del profesorado andaluz tiene más de 60 años y que, en principio, se trata de la última oportunidad de disfrutar de la prejubilación LOE (tras anunciar el Gobierno la ampliación de la jubilación a los 67 años) es más que previsible que las bajas de maestros rocen las 3.000. Hasta aquí  no habría problemas si no fuera por los recortes del Ejecutivo de Zapatero, que limitan la reposición de estas hipotéticas jubilaciones en un 30%, o lo que es lo mismo, sólo se ofertarían 900 plazas, lo que supondría una convocatoria bastante reducida respecto a años anteriores. La comparativa es evidente: en 2007 se ofertaron más de 7.000 plazas y en 2009 unas 6.000.

La Junta ya se apresuró en otoño a garantizar que la tasa de reposición será del 100%. Para ello la Administración regional ha introducido una cláusula en los presupuestos autonómicos para que los recortes no afecten a la plantilla de Educación. Sin embargo, los sindicatos se muestran escépticos ante esta promesa, y confían en que esta duda se despeje en la reunión de hoy. De ejecutarse el porcentaje de reposición impuesto por el Gobierno, las bajas tampoco se podrían cubrir con el personal interino, lo que mermaría en gran medida la calidad de la enseñanza andaluza, bastante cuestionada por distintos agentes de la comunidad educativa.

Sin embargo, una masiva convocatoria como la que plantean los sindicatos puede acarrear un efecto llamada en el resto de España del que son conscientes las propias centrales. El límite establecido en los PGE para cubrir las jubilaciones ha provocado que muchas comunidades congelen las oposiciones para este año o presenten una oferta pírrica. Por ahora, las mayores son en el País Vasco (1.186 para maestros y 329 para profesores) y Cataluña (1.241 en Secundaria), aunque el condicionante para presentarse a estas oposiciones es el dominio del euskera y el catalán, lo que disminuye su poder de atracción. Por debajo de ellas se encuentran Navarra (147), la Comunidad Valenciana (80) y Baleares (50). Asturias, Cantabria, Canarias, Castilla-La Mancha y Murcia (dos regiones fronterizas con Andalucía) ya han decidido no convocar oposiciones, mientras que Extremadura, Castilla y León y La Rioja aún no se han pronunciado. La Xunta de Galicia ha confirmado su propósito de convocar oposiciones, aunque sin precisar su número. Madrid hizo lo mismo ayer. Algunos dirigentes sindicales consideran que esta comunidad, al igual que Andalucía, podrían concretar las plazas a ofertar tras la reunión de hoy, en la que Gabilondo intentará cerrar una "política coordinada" para las oposiciones, aunque "sin imponer nada a las autonomías". En este sentido, todos los sindicatos han exigido que las oposiciones se convoquen en las 17 autonomías para que exista igualdad de oportunidades, por lo que también piden que el porcentaje de reposición se elimine en todas. Anuncian movilizaciones si sus peticiones no se tienen en cuenta.

Junto a las jubilaciones existen otros dos factores decisivos en las oposiciones. Uno es el crecimiento del alumnado, que este curso ha sido del 2,59% y otro, la atención a la diversidad de los escolares, que podría verse dañada si no existe una fuerte convocatoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios