"Sabía que me estabaís buscando, no podía hacer ninguna llamada"

  • La joven de Torrox y su pareja fueron retenidas en Estambul al no tener en regla la documentación 

Imagen reciente de las desaparecidas. Imagen reciente de las desaparecidas.

Imagen reciente de las desaparecidas. / m.c.

"Estaba desesperada, no podía comunicarme con vosotros. Sabía que me estábais buscando, pero no había forma. No podía hacer ninguna llamada". Con estas palabras dirigidas a su familia ponía fin María Jimena Rico a la angustia vivida por su familia desde el pasado lunes, cuando en Torrox, donde viven sus padres, se le perdió la pista. La embajada de España en Ankara confirmó que tanto la joven como su novia habían sido retenidas en un centro de deportación en Estambul. Al parecer, en un altercado, el padre de Shaza Ismail, su compañera sentimental, destruyó el pasaporte de María Jimena. La previsión, ayer, era que fueran enviadas a Londres, donde residen. "Estamos mucho más tranquilos al saber que está viva. Cuando hablé con ella estaba aún muy asustada", señaló su hermana.

La familia de la joven pidió el miércoles ayuda al Ministerio de Exteriores y a las autoridades españolas para localizarla, ya que no sabían nada de ella desde que, con su pareja, con la que huyó de Dubái tras ser denunciada por la familia de ésta por su relación homosexual, se dirigía supuestamente a un hotel en Estambul y a la embajada española. En su última comunicación, María Jimena pidió a su familia que se pusieran en contacto con las autoridades si dejaban de tener noticias de ella hasta el lunes al mediodía, ya que se sentía amenazada por los padres de su pareja y temía por su vida.

Hasta Dubái viajó la joven junto a su novia para visitar a la madre de esta última porque se encontraba enferma. Al parecer, se trataba de un plan orquestado por el padre para retener a su hija en ese país.Al enterarse de que habían sido denunciadas, las jóvenes huyeron en avión hasta Georgia, donde permanecieron tres días en casa de unos amigos, para cruzar la frontera turca hacia territorio europeo. Ya en Turquía, las autoridades las detuvieron por no tener la documentación en regla. Cuando estaban en el aeropuerto para coger un vuelo hasta Londres, ciudad en la que trabaja Jimena Rico actualmente, apareció el padre de su compañera sentimental, que quiso llevarla a la fuerza y rompió su pasaporte, además de amenazarlas de muerte, según asegura la familia de la malagueña.

Después de varios intentos, lograron coger un autobús hasta la localidad de Samsun. Al llegar allí, la policía turca las arrestó acusadas de terrorismo, al menos durante doce horas, pero fueron liberadas y trasladadas a la estación de autobuses, para trasladarse hasta Estambul, donde tenían reservado un hotel al que no llegaron.

El embajador español en Ankara, Rafael Mendívil Peydro, precisó ayer que tanto Jimena Rico como su pareja fueron arrestadas en Samsun hace tres días. En ese momento, las fuerzas de seguridad turcas "les quitaron el móvil y el pasaporte", precisó la hermana de Jimena, en una actuación conjunta que se saldó con más de cien personas detenidas y que fueron encarceladas. Según su testimonio, ayer pudo hablar con el progenitor de la otra chica y fue cuando supo "que no había sido el responsable de su desaparición".

Las pesquisas de la Guardia Civil desde Málaga a raíz de la denuncia presentada en Torrox culminaron con la localización de la joven. Efectivos de la Policía Judicial contactaron con ella por teléfono y ésta les confirmó que se encontraba en dependencias policiales en Estambul sin documentación y a la espera de ser deportada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios