El padre de Mari Luz pide alguna prueba de que la pequeña está viva

  • La familia Cortés-Suárez ya considera que "se fortalece" la hipótesis del secuestro en la investigación · La Policía sigue la pista de otro testimonio que corroboraría la versión del testigo clave

Comentarios 11

Han pasado ya dieciséis días sin rastro de Mari Luz Cortés, pero desde que el pasado viernes Huelva Información pusiera en conocimiento de la Policía el testimonio de una persona que vivió de primera mano el secuestro de la menor, la investigación ha dado un giro. De hecho, el padre de la desaparecida, Juan José Cortés, aseguró ayer que alberga muchas esperanzas de que su hija esté viva, después de considerar que la hipótesis del secuestro haya cobrado fuerza, y pidió que "si quien la tiene quiere dinero ha de mantenerla con vida, si quiere negociar ha de dar muestras de que mi hija está viva, si eso es así daremos lo que sea". Al mismo tiempo, indicó que "si la forma de defender a Mari Luz es que la solución a toda esta situación se quede entre la persona que la tiene y yo, así será".

El padre de la pequeña aseguró "estar abierto a todo, si se ponen en contacto con nosotros estaremos dispuestos a negociar por la libertad de mi hija que lamentablemente tendrá un precio y espero que sea económico". Asimismo, dejó claro que "si tuviera sospechas sobre quién o quiénes pudieran tener a Mari Luz iríamos directos al grano, a la caza", informa Efe.

Con respecto al testimonio dado a conocer este fin de semana por este diario y que vendría a corroborar que a la niña se la llevó una persona en una furgoneta blanca, Cortés manifestó que si esas pistas "nos llevan a algún sitio bienvenidas sean, sino será bastante grave pues desviaría la atención sobre lo que verdaderamente ha sucedido", aunque precisó que si realmente lo que cuenta es verdad "debería dar más datos concretos".

Tras asegurar que mantiene fuerzas para seguir buscando a su hija, hizo un llamamiento a la sociedad para que colabore en la resolución del caso, ya que eso supondrá "un golpe a favor de la libertad, no sólo de ella sino del resto de los niños de España".

En la investigación, la declaración del testigo -que se ha ratificado en sus testimonios- no sólo ha sido una pieza fundamental para la Policía, al abrir de par en par una vía que hasta el pasado viernes estaba cerrada. El hecho de que este testigo haya dado el paso, ha abierto alguna puerta más. Ayer mismo, los investigadores tenían conocimiento de otro testimonio de carácter anónimo que apunta exactamente en la misma dirección: el rapto de la niña a manos de un grupo de desconocidos (concretamente habla de tres personas, al igual que la del testigo que ha prestado declaración). A este último testimonio, se le sigue también la pista para verificar si tiene o no peso, comprobación que, por otra parte, la Policía está haciendo desde el mismo momento en el que se tuvo conocimiento oficial de la desaparición de Mari Luz con todas las llamadas que aportan algún indicio de la pequeña.

Aunque, como se ha visto, las personas que se encontraban en la Avenida de las Flores y aledaños han optado por guardar silencio hasta el momento, comienzan a aparecer otros testimonios -petición en la que viene insistiendo Juan José Cortés- que aportan información, que tendrá que ser contrastada por la misma Policía.

A raíz del giro que en los últimos tres días ha dado la extraña desaparición de Mari Luz, la primera hipótesis que se barajó, la de un delito con finalidad de carácter sexual (motivo por el que se llegó incluso a interrogar a un vecino de la familia, residente en la misma barriada, con antecedentes por abusos sexuales), se mantiene por el momento en cuarentena.

En paralelo a la investigación, los rastreos van a continuar pero, como ya se dijo desde la Delegación del Gobierno, tendrán un carácter más selectivo y, en cualquier caso, los pasos los irán marcando los propios investigadores.

El dispositivo de búsqueda de Mari Luz Cortés se centrará fundamentalmente a lo largo de esta semana partir en la Planta de Tratamiento de Residuos de Villarrasa, para continuar analizando la basura que ha llegado al vertedero desde la desaparición de la niña, así como en los alrededores del barrio de El Torrejón, en el que reside la familia de la pequeña. Además, efectivos de la Policía Local estuvieron rastreando en la jornada de ayer los alrededores de la calle Gonzalo de Berceo, en la barriada de La Orden pero próxima a El Torrejón, en busca de una pista sobre el paradero de la pequeña.

La coordinadora del programa de infancia de Save the Children, Liliana Orjuela, se sumaba a las consideraciones de la desaparición de la niña, sobre la que apuntó la posibilidad -como en los casos de Jeremy, desaparecido en Canarias, o Madeleine en Portugal), hayan sido víctimas de la trata infantil, informa Fax Press.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios