política

Melancolía contra realismo mágico

  • Antonio Maíllo y José Luis Pérez Tapias se enfrentan en el único debate previo a la XXI Asamblea de IU con la confluencia como conflicto principal

José Luis Pérez Tapias y Antonio Maíllo José Luis Pérez Tapias y Antonio Maíllo

José Luis Pérez Tapias y Antonio Maíllo / G.J.

Antonio Maíllo y José Luis Pérez Tapias son compañeros desde hace muchos años. El actual coordinador general de IU Andalucía se encargó de recordárselo ayer varias veces al que fuera su jefe cuando ambos formaban parte del Gobierno andaluz entre 2012 y 2014. Maíllo era director general en el mismo departamento donde Pérez Tapias era viceconsejero, pero ayer quedó clara que la distancia entre ambos no ha hecho más que aumentar desde entonces.

Esa distancia se hizo patente en los reproches que uno y otro se hicieron ayer, durante el debate entre candidatos a liderar IU Andalucía tras la XXI Asamblea de la federación de izquierdas, que se celebrará los días 6 y 7 de octubre en la localidad sevillana de Benacazón. La periodista de RNE Secundina García, encargada de la moderación, inició su trabajo recordando cuáles eran los cuatro bloques temáticos que debían estructurar el encuentro: introducción, diagnóstico de la situación andaluza, modelo organizativo y forma de encarar la confluencia de la izquierda. Éste último punto fue el protagonista absoluto en la hora larga que duró el debate.

Maíllo se sabe favorito y se nota. Es la referencia y cuenta con el apoyo de la dirección federal de Alberto Garzón. Por eso el discurso de su contrincante fue una enmienda a la relación "de subordinación" que, a su juicio, la actual dirección de IU tiene con Podemos. No es casualidad que el documento que firma Pérez Tapias se titule Por una IU fuerte y autónoma. "Estamos en una situación de incertidumbre", lamentó el que fuera secretario de organización de la federación con Diego Valderas y ahora líder de los críticos con Maíllo.

Pérez Tapias le planteo ayer a su contrincante las dudas que le generan sus propuestas. "¿Eso de superar IU, qué es?, se cuestionó el concejal de Fuenteheridos para comenzar una retahíla de preguntas sobre el modelo que Maíllo pretende implantar. "Queremos volver a ser lo que fuimos, un movimiento político y social", contestó el actual líder del partido, que tachó la actitud de Pérez Tapias como propia de un "asustaviejas".

No fue el único apelativo negativo que Maíllo le dedicó a su "compañero". También lo calificó de "agorero", lo comparó con "los caballos del Apocalipsis" y criticó que "esté instalado en una suerte de sospecha" sobre una hipotética disolución de IU. "No vamos a disolver IU", garantizó el coordinador general y líder de la corriente La Izquierda en movimiento: Ganar Andalucía.

Antonio Maíllo pretende que la federación de izquierdas siga existiendo, pero tiene claro también que no puede seguir caminando sola. "Un escenario fragmentado sólo le da certidumbre a Susana Díaz para garantizar su hegemonía política", aseguró el portavoz de IU en el Parlamento. Y ahí está casi de acuerdo José Luis Pérez Tapias. "Queremos contribuir al cambio, pero ¿cómo? No puede ser sin condiciones", explicó el líder de los críticos. Y acusó a Maíllo y los suyos de hacer un ejercicio de "realismo mágico". "Hay que pasar del discurso melancólico a la esperanza", replicó Maíllo. Realismo mágico contra melancolía. Esas son las dos corrientes, según los propios contendientes, que pugnan por liderar IU en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios