El efecto de la visita de Michelle Obama se difumina a falta de un vuelo directo con EEUU

  • Empresarios turísticos insisten en el mensaje de las promociones a los estadounidenses

Seis meses después de la visita a Andalucía de la primera dama estadounidense, Michelle Obama, el efecto publicitario que tuvo en el turismo se ha difuminado y se ha evidenciado la necesidad de mantener la promoción y de resolver la asignatura pendiente de tener un vuelo directo con Estados Unidos. La principal debilidad que tiene Andalucía para atraer a más turistas estadounidenses es la falta de una conexión directa estable -Delta opera sólo en verano el vuelo Nueva York-Málaga-, al tratarse de un mercado de larga distancia, señalaron empresarios y representantes institucionales del sector.

Las vacaciones de Michelle Obama el pasado agosto en la Costa del Sol, desde donde se desplazó a Granada, contribuyeron al "reposicionamiento" de la marca Marbella y a la proyección de la imagen turística andaluza. Pero la notoriedad puntual que alcanzó este destino no permite asegurar para el futuro el crecimiento del mercado estadounidense si no se mantiene el esfuerzo promocional, explicaron.

El viaje "tuvo repercusión, pero para nosotros está más que olvidado", manifestó el presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viaje de Andalucía, Pedro García, quien cree que se trata de un "recuerdo positivo" que puede sacarse a colación en una conversación de negocios y de que es el momento de intensificar la promoción en EEUU "ahora que el país está saliendo de la crisis económica".

La gerente del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, Ana Gómez, señaló que la visita de Michelle Obama tuvo una repercusión positiva y ayudó a mejorar el posicionamiento como destino de calidad, pero el "subidón de notoriedad" no implica que no haya que seguir con las promociones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios