PSOE y PP tensan la negociación abierta para un pacto contra la crisis y el paro

  • Arenas califica a Chaves de "fracaso" como gobernante y éste replica que minusvalora al pueblo andaluz que elecciones tras elecciones revalida su gestión al ser su partido el que ha transformado la comunidad

A la vista del duelo dialéctico que ayer protagonizaron en el Parlamento andaluz el presidente de la Junta, Manuel Chaves, y el presidente del PP-A, Javier Arenas, parece más que complicada la negociación que mantienen abierta a tres bandas con IU por un pacto global o parcial contra la crisis y el paro. Ambos dirigentes se echaron en cara las propuestas que han presentado para su debate. Arenas recriminó a Chaves la falta de reformas estructurales y éste le replicó que de sus 27 iniciativas, 12 son similares a las del PP, por lo que todo acuerdo sería posible si éste dejara su estrategia de ser el "partido del no". Con estos mimbres, mucho tendrán entonces que afinar sus representantes en esta mesa tripartita para que en abril puedan empezar a verse resultados.

El primero en tirar por tierra el documento base para la negociación fue el líder popular. "Conformismo, conservadurismo y alergia a las reformas" fue lo que a su juicio destilan los planteamientos socialistas, y con este hilo argumental espetó al presidente: "¿Qué están dispuestos a negociar?". Arenas, insistente en su paquete de reformas administrativa, fiscal, educativa, de las políticas activas de empleo y su plan extraordinario para las familias más afectadas por el desempleo, consideró que supera el nivel de la tirita que está poniendo el Gobierno andaluz a la "herida profunda" de la crisis.

Chaves defendió a capa y espada su gestión: medidas millonarias, ambiciosas y que superan con creces las puestas en marcha en otras comunidades, incluidas las del PP. Y también hizo lo propio con sus propuestas, pero al no tener el "monopolio de las buenas ideas" tendió la mano al PP, y también a IU, ya que entendió que "es responsabilidad de todos negociar".

Si el choque entre Chaves y Arenas poco ayudó a la negociación, tampoco lo fue la proposición no de ley presentada por el PP para un "gran pacto por el empleo" abierto a sindicatos, empresarios, ayuntamientos y diputaciones. Un no rotundo es lo que recabó la iniciativa del PSOE e IU que coincidieron en que la iniciativa estaba fuera de lugar al estar abierta la ronda de conversaciones. Pero los socialistas fueron un paso más allá al ver una prueba de su "falta de voluntad" para un acuerdo.

La tensión habitual entre Chaves y Arenas sobre quién gana y pierde las elecciones también subió enteros cuando al líder popular se le ocurrió decir que el presidente andaluz era un "fracaso" como gobernante. Lo que empezó como una descalificación, terminó como insulto a los andaluces. O al menos así lo interpretó Chaves. "No sé si seré un fracaso, pero no ponga al pueblo como tonto, que quizás es más inteligente que usted", respondió visiblemente molesto, recordándole a Arenas su experiencia como perdedor de las elecciones a las que se presenta. En su ataque, tampoco pasó por alto que esta "falta de respeto" al electorado se deba a que vota a "un mal gobernante que con su partido ha transformado esta tierra".

La financiación autonómica y los 800 millones que irán para Cataluña también fue para Arenas motivo de reproche al Ejecutivo autonómico, por el "incumplimiento" del Estatuto andaluz que a su entender supone, ya que "rompe" el criterio de inversión por población. Chaves negó este extremo y lamentó que ponga el "grito en el cielo" cuando fue el Ejecutivo de José María Aznar, "el que negó durante ocho años 4.000 millones a Andalucía".

El tono crispado del debate parlamentario también tuvo como protagonista a la portavoz popular, Esperanza Oña. Por dos ocasiones intentó introducir en sus interpelaciones cuestiones que no venían al caso, lo que motivó varias llamadas de atención de la presidenta de la Cámara, Fuensanta Coves. El desencuentro, de carácter reglamentario, tuvo lugar cuando Oña defendió una proposición no de ley su grupo en la que solicitaba que la Junta abriera una investigación sobre el presunto caso de corrupción de Ohanes (Almería). Una propuesta que decayó al rechazarla el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios