La Policía Nacional busca un feto que fue arrojado a un cubo de basura

  • La madre acudió a un centro médico para decir que había dado a luz. Los facultativos estiman que estaba de cuatro meses

Fachada de la comisaría de Campo Madre de Dios. Fachada de la comisaría de Campo Madre de Dios.

Fachada de la comisaría de Campo Madre de Dios. / josé martínez

Agentes de la Policía Nacional se encuentran inmersos desde ayer en la búsqueda del cuerpo de un feto arrojado a la basura en la capital cordobesa. Fue ayer, según informó a este periódico la Policía Nacional, cuando los agentes encargados del caso abrieron una investigación para intentar hallar el cuerpo del bebé, si bien oficialmente no pudieron ofrecer más datos de este caso que en estos momentos se encuentra todavía activo.

En cuanto las diligencias iniciadas, el proceso sí se encuentra ya a disposición de la autoridad judicial competente sin que por el momento haya trascendido si hay alguna detención por este caso, según informaron fuentes cercanas al procedimiento.

Al respecto del mismo, la instrucción se inició a raíz de que una mujer se presentara en un centro sanitario de la capital afirmando que había dado a luz y que su bebé "había sido arrojado a la basura" sin que hayan trascendido más detalles sobre este hecho hasta el momento. El centro sanitario, siguiendo el protocolo establecido para estos casos, dio parte de lo ocurrido a la Policía Nacional para que investigara los hechos.

Tras denunciarse lo acontecido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los facultativos médicos realizaron un estudio a la mujer para determinar sí verdaderamente había dado a luz a un bebé. En un primer momento, desde el centro sanitario se determinó que por sus características físicas el feto podía no tener más de cuatro meses de gestación, algo que no fue confirmado, en este caso, por la Policía Nacional que protege la investigación.

En todo caso, los agentes de la Policía Nacional, al cierre de este periódico, continuaban en la búsqueda del cuerpo para confirmar este extremo, dado que la familia de la mujer, de origen rumano, no ofreció durante el relato de los hechos ningún dato más de lo ocurrido con el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios