La Policía brasileña mata de un tiro a una empresaria de El Puerto

  • Esperanza Jiménez murió cuando el vehículo en el que viajaba se saltó un control en una favela de Río de Janeiro

Esperanza Jiménez, empresaria inmobiliaria portuense de 67 años, murió ayer al recibir un disparo en el cuello por un policía militar cuando se adentraba en un vehículo turístico, un Fiat Freemont, en el que viajaba con su hermano, José Luis, y su cuñada, en una de las más populosas favelas de Río de Janeiro, Rocinha, donde hace unos meses se desató una guerra entre bandas rivales de narcotraficantes para controlar la zona. El disparo entró por la parte trasera del vehículo y alcanzó de lleno a la víctima. Jiménez no falleció al instante y fue trasladada a un hospital próximo en la zona sur de Río, pero según fuentes sanitarias brasileñas ya llegó muerta en la ambulancia medicalizada.

Según la versión oficial inicial, el vehículo se había saltado el control de acceso a la favela, que se encuentra entre dos barrios residenciales de Río, Gavea y Sao Conrado, y en cuya cúspide se halla una de las más impresionantes vistas de la cercana playa de Ipanema. Sin embargo, residentes españoles en Río de Janeiro que conocen la zona y con los que ha contactado este periódico explicaron que los controles en estas favelas no son necesariamente como los que se producen en España y que perfectamente pudo tratarse de un grupo de policías que gritaron al vehículo y que el conductor, de nacionalidad italiana, no los escuchó o incluso, por miedo, aceleró. Horas antes dos policías habían sido heridos en esa favela. "Los policías en las favelas no suelen ser muy escrupulosos", dijeron.

El comisario de Río arremete contra los agentes y tildó de cobardía su error

El momento en el que se produjo el incidente el vehículo se encontraba en el Largo do Boiadeiro, una zona típica de comercios en la Rocinha, donde viven unas 60.000 personas. Hay empresas turísticas, muchas de ellas piratas, que prestan el servicio de introducir turistas en estas favelas, pese a que desde hace tiempo ha aumentado la peligrosidad en ellas. "Esta favela tiene una guerra declarada desde hace más de un mes y esto está todo el santo día en la tele y en la prensa local. Todo el mundo lo sabe. El guía que los llevo allí fue un irresponsable. Es como meterte de turismo en Alepo. Además, si miras bien el lugar exacto donde le dispararon es dentro de la ratonera. Es decir, se metieron muy adentro de la favela, y para hacer eso hay que estar muy loco", relataron estos españoles desde Río. Los familiares de la víctima se preguntaban ayer si los tres portuenses habían sido informados de dónde les estaban llevando.

A última hora de la tarde de ayer, el comisario de la división de homicidios de Río de Janeiro, Fabio Cardoso, afirmó en una comparecencia pública que "ya se identificó la autoría y se están adoptando procedimientos preliminares de investigación sobre los agentes envueltos en el caso de la turista en Rocinha". Cardoso señaló que "durante el abordaje se verificó que se trataba de un vehículo para el transporte de turistas". Por lo tanto, todo se debió a una fatal confusión de los tres policías integrantes del control, a los que en un vídeo del diario O Globo se les ve correr tras el vehículo. Este periódico, el principal en circulación de Brasil, no dudó en afirmar tras examinar el vídeo que los policías habían tirado a matar, al tiempo que contabilizaba un total de cinco disparos contra el coche turístico. El comisario Cardoso llegó a decir que la equivocación fue un acto de cobardía y eximió de responsabilidad en los hechos a la posible imprudencia de los turistas españoles.

El hermano y la cuñada de la víctima prestaron declaración ante la policía brasileña antes de la comparecencia pública de Cardoso. Ambos relataron, según la prensa brasileña, que fue todo muy rápido, escucharon unas voces que no sabían que iban destinados a ellos y a continuación se oyeron los disparos. Fuentes diplomáticas españolas evitaron dar detalles sobre el incidente y apuntaron que se está prestando asistencia consular a los familiares de la fallecida. La Embajada de España en Brasil y el Consulado en Río de Janeiro estuvieron durante todo el día de ayer en contacto con las autoridades brasileñas para recabar datos sobre las circunstancias de la muerte de la turista española por disparos de la policía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios