Marta del castillo

La Policía confirma que halló ADN de Marta y el Cuco en el lugar donde murió la joven

  • La Fiscalía destaca que hay "miles de pruebas" recogidas en este caso y alaba la "labor espectacular" de la unidad Científica

Comentarios 14

Los peritos de la Policía Científica que examinaron los restos biológicos hallados en el piso de León XIII han confirmado hoy en el juicio que se sigue en la Audiencia de Sevilla que hallaron una muestra de ADN del Cuco mezclado con el ADN de Marta debajo de un escritorio donde Miguel Carcaño situó en una de sus declaraciones judiciales el punto exacto donde se produjo la muerte de la joven, estrangulada por el menor con un cable de alargadera.

Esta muestra es la principal prueba de carácter científico que la Fiscalía y la acusación particular tienen contra el Cuco, porque le sitúa en el punto concreto donde Miguel Carcaño aseguró que el menor mató a Marta, después de que ambos la violaran, amenazándola con una navaja que también fue recuperada pero de la que no se ha podido extraer ningún resto. 

Los expertos policiales han corroborado todas las muestras recopiladas a lo largo de la instrucción y han explicado que sólo se tiene la "absoluta certeza" de que se halló sangre de Marta en el forro interior de la cazadora que llevaba aquella noche el asesino confeso, Miguel Carcaño. Los peritos sí que han explicado que localizaron restos de manchas de sangre en otros puntos del dormitorio de Miguel Carcaño, como en la colcha de la cama y en la mesa del ordenador.

Aunque los agentes no han podido determinar a través de los análisis que estos restos fueran realmente de sangre, sí que han sostenido que, por su "experiencia profesional", la mayor probabilidad es que fueran efectivamente de sangre.

Los peritos han indicado que esta muestras eran "críticas", con un contenido mínimo de sangre, por lo que a la hora de analizarlas tuvieron que optar entre verificar que se trataba de sangre o comprobar el ADN, y en esta tesitura optaron por lo que consideraban más adecuado desde el punto de vista pericial y que era mejor para el curso de las investigaciones, que en este caso era acreditar a quien podía corresponder el perfil genético.

Los peritos han señalado que estas muestras eran mínimas y que eso podía deberse bien al efecto de la lluvia, si estaban expuestas al exterior -lo que no ocurría en este caso-, o porque se hubiesen limpiado, algo que sí concuerda con los testigos que estuvieron en el piso de León XIII en la horas posteriores al crimen y que relataron que había un fuerte "olor a limpio y a lejía" en el domicilio de Miguel Carcaño.

Los peritos también hallaron restos de Marta en otros puntos de la habitación de Miguel, así como en el tensiómetro que supuestamente utilizaron para comprobar que la joven había fallecido, y en la silla de ruedas que presuntamente emplearon para sacar el cuerpo del domicilio de León XIII y trasladarlo a un lugar desconocido.

Un perito lofoscopista -experto en huellas- ha asegurado que la huella del Cuco hallada en una botella de ron en el mueble bar del piso es "fresca" y por tanto era reciente en el momento en que se hizo la inspección ocular, a mediados de febrero de 2009, unos días después de la detención de los implicados.

A los peritos no se les preguntó en esta ocasión por el resto de una mancha supuestamente de sangre hallada en la puerta trasera del vehículo Volkswagen Polo de la madre del Cuco, dado que los análisis no pudieron determinar la naturaleza de la misma a pesar de que inicialmente reaccionó a las sustancias que se utilizan para determinar si se trata de sangre.

Fuentes de la Fiscalía destacaron ayer las "miles de pruebas" que se han recogido en el caso de la desaparición de Marta del Castillo y alabaron la "espectacular" labor realizada por la Policía Científica, cuya "profesionalidad les ha llevado a buscar hasta el último vestigio" para tratar de esclarecer los hechos.

El juicio al menor conocido como el Cuco continuará este jueves, cuando presten declaración otros peritos, entre ellos médicos forenses, psicólogos y psiquiatras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios