Córdoba

El Reina Sofía realiza el cuarto injerto de hígado y pulmones de España

  • Un joven de 20 años con fibrosis quística se recupera en la UCI después de que el pasado 30 de abril un equipo de más de 50 especialistas lo trasplantara de los órganos que le han devuelto la esperanza

Comentarios 1

Nuevo logro del Reina Sofía en materia de trasplantes. El centro cordobés ha realizado recientemente el cuarto trasplante de hígado y pulmones en España y el tercero de Andalucía, según confirmó ayer a El Día el coordinador sectorial del centro cordobés, Juan Carlos Robles.

El beneficiario ha sido Emilio José Correro, un joven de 20 años natural de Cádiz que aún se recupera en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras la compleja operación. La primera intervención de estas características se realizó en el Hospital La Fe de Valencia en 2002, mientras, que los otros tres casos los han llevado a cabo profesionales del Reina Sofía en 2003, 2007 y hace aproximadamente un mes. De hecho, el complejo cordobés es el único de Andalucía y de los pocos a nivel nacional acreditado para este tipo de cirugía.

Emilio José Correro sufría fibrosis quística desde su nacimiento, una dolencia de origen genético que constituye la principal indicación para el trasplante pulmonar. Como consecuencia de esta enfermedad, también padecía un problema de cirrosis hepática y otro de insuficiencia respiratoria que complicaban aún más su situación, que era muy similar a la de Israel García, el niño de Daimiel (Ciudad Real) que fue operado de la misma causa a finales del pasado ejercicio.

El trasplante hepato-bipulmonar es uno de los más complejos desde el punto de vista técnico, pues se colocan en el mismo acto quirúrgico y en el menor tiempo posible el hígado y los dos pulmones. Al igual que en las anteriores operaciones de características similares, un equipo configurado por más de 50 especialistas -entre cirujanos, neumólogos, hepatólogos o anestesistas- trabajó de forma coordinada durante más de diez horas para que la operación fuera un éxito.

Tras la intervención, hubo que sortear algún que otro contratiempo propio de operaciones de esta envergadura, pero afortunadamente el joven se recupera de forma satisfactoria y está previsto que pronto abandone la UCI para continuar su recuperación en planta, apuntó el doctor Robles. Al margen de la complejidad de la operación, otra de las dificultades añadidas es la dificultad de encontrar un donante que reúna las características idóneas, aunque, afortunadamente, la cada vez mayor concienciación social permite que experiencias como la de este chico sean cada vez más frecuentes y no hechos aislados como hace algunos años.

La depuración de las técnicas quirúrgicas y el avance en los tratamientos de inmunosupresión también han reducido el riesgo al rechazo de los nuevos órganos, abriendo un mar de esperanzas para todos aquellos que aguardan con esperanza que la magia de la donación llegue a su vida para hacer frente a su enfermedad. Cuando Emilio José Correro deje tras de sí la puerta de la UCI -está previsto que lo haga en los próximos días- comenzará un largo periodo de recuperación en el que tendrá que aprender a convivir con los nuevos órganos que le acompañarán siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios