Del Valle insiste en su inocencia y su mujer confiesa que él mató a Mari Luz

  • El juicio concluyó ayer con el fiscal señalando al pederasta y a su hermana como culpables "sin ninguna duda razonable" · Juan José Cortés dice que no cuestionará el fallo del tribunal, "sea el que sea"

El mismo día que concluyó el juicio por la muerte de Mari Luz Cortés, la mujer del principal acusado, Santiago del Valle, dijo que su marido mató a la niña, aunque matizó que se trató de "un trágico accidente". Isabel García, esposa del pederasta, para el que el fiscal Alfredo Flores pide 23 años de cárcel, declaró en el programa de Ana Rosa en Telecinco que Del Valle "se cargó" a Mari Luz. La mujer aludió a una caída de la niña por la escalera al intentar su marido meterla por la fuerza en su piso y relató que en vez de llevar a Mari Luz a un centro sanitario la llevó a la ría y allí la tiró, por indicación de su hermana Rosa, para la que el fiscal solicita 17 años de prisión.

Tras estas declaraciones en televisión en las que insistió en que la muerte de Mari Luz fue "un accidente porque a él [su marido] se le escapó", García -que en el juicio culpó a su cuñada de la muerte de la niña- se dirigió de forma voluntaria a la Comisaría General de la Policía Judicial en Madrid, tras lo cual quedó a disposición del juez.

Por su parte, Santiago del Valle y su hermana Rosa se declararon inocentes en la última sesión del juicio. Tras ocho días de vista oral, el pederasta manifestó su total acuerdo con las tesis de su abogado, Juan López Rueda, y apunto: "Soy inocente y pido justicia, pero en el juzgado". Su hermana también se pronunció en consonancia con su letrado, Manuel Domínguez, y proclamó su inocencia. Las defensas de ambos acusados mantuvieron que no hay pruebas "más allá de toda duda" que acrediten la participación de sus defendidos en los hechos, calificaron a los hermanos Del Valle de "inocentes" y pidieron su libre absolución.

El fiscal subrayó que no tiene duda de que todos lo elementos analizados no tienen más explicación que "la participación" de los acusados en los hechos y que "no puede haber otras personas, las pruebas dicen que no es posible". Flores mantiene su petición de 23 años de cárcel para Santiago, tres por abusos sexuales y 20 por asesinato, del que "no hay duda" pues se trata de "una muerte sorpresiva, cobarde y sin posibilidad de defenderse".

Sobre su hermana Rosa indicó que fue cooperadora necesaria y no cómplice, porque aunque es cierto que estaba en el "lugar y momento inadecuado, toma la decisión inadecuada", ayuda a Santiago a deshacerse de la menor, "pudo y debió salvar a la niña, fue garante de su vida, y no lo hizo, sino que contribuye decisivamente a su muerte en condiciones reprochables por su indefensión", por lo que mantiene su petición de condena de 17 años.

En esta misma línea se pronunció el abogado de la familia Cortés, Alberto Revuelta, que ejerce la acusación particular, quien manifestó que Del Valle "faltó a la verdad" en su declaración ante el tribunal, en la que se exculpó, e insistió en que es el autor de la muerte de Mari Luz. Revuelta consideró además que se trata de un crimen cometido con "alevosía" de desvalimiento y que hubo agresión sexual, pues entiende que hubo violencia antes del abuso, por lo que mantiene su petición de condena de 32 años.

Con respecto a su hermana Rosa, para la que pide 20 años de prisión, el abogado de la familia entiende que fue "cooperadora necesaria" porque de no haber participado los hechos "no podrían haberse ejecutado" tal y como se hicieron, ya que aportó el coche.

El padre de Mari Luz, Juan José Cortés expresó ayer su deseo de que el tribunal que ha juzgado el caso de su hija dicte sentencia desde "la libertad y la tranquilidad" y aseguró que sea cual sea el sentido del fallo no lo cuestionará. Cortés insistió en que su hija "ha sido víctima de un error judicial" y precisó que "esta es la gran oportunidad de la Justicia española para demostrar que los errores se pueden reparar".

El padre de la niña hizo hincapié en que el sistema judicial debe de tomar "el sitio que se merece, tiene mucho que mejorar y esa va a ser mi lucha". De esta forma, Cortés se refería al hecho de que cuando murió su hija, el acusado del crimen, Santiago del Valle, estaba en libertad cuando tenía una sentencia de cárcel pendiente por una agresión sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios