Viaje al sur del cuerpo

  • El hospital de San Rafael de Cádiz culmina los ensayos de una patente israelí revolucionaria para realizar colonoscopias que ayuda a atajar con más eficacia el cáncer de colon antes de que se desarrolle

Lucas Diego Bermúdez es el piloto de la nave en esta ocasión. El resto de los tripulantes observa en los monitores el alucinante viaje al sur del paciente 115. Lucas maniobra con eficacia por los pliegues de acordeón del tejido. Limpia, aspira, observa... dobla en el sigma, avanza bajo la transparencia azul del hígado hacia el ciego, inspecciona la unión de los intestinos, regresa mirando cada rincón. No hay pólipos. El viaje, de una media hora, ha terminado. Aplausos. La prueba ha concluido con éxito. La nave se llama Motus Cleaning System y acabamos de asistir a uno de los últimos pasos de un aparentemente sencillo invento tras el que hay millones de dólares invertidos en los últimos cinco años.

La andadura empezó en el hospital de San Rafael de Cádiz el 3 de septiembre de 2012, según consta en los registros, cuando un hombre de 63 años con un cuadro complejo de cribado colorrectal se sometió al primer ensayo del Motus. Fue un éxito. "El artilugio consiste en una funda con una series de tubuladuras, aspersores y aspiradores, con sus correspondientes sensores y reguladores de presión y vacío, que se adapta a un endoscopio flexible convencional. Las tubuladuras terminan en la estación de limpieza, que es el cerebro del Motus. La punta del endoscopio se convierte en un conjunto de una cámara flexible a la que se le han añadido aspersores y aspiradores que van limpiando con suero cada recoveco del intestino", explica Leopoldo Martín Herrera, uno de los endoscopistas asignados al proyecto.

De su diseño original, y fruto de la colaboracion entre ingenieros de Israel e investigadores gaditanos, se han ido modificando detalles técnicos que han eliminado la rigidez inicial y otras características, para poder adaptarse a cada uno de los ángulos, facilitar la progresión y efectuar una limpieza eficaz. "Desde el principio vimos que teníamos una herramienta muy potente, aunque con algunas limitaciones que hemos ido puliendo y perfeccionando hasta la última versión del dispositivo", continúa el coordinador de los ensayos, Javier Pérez Jiménez.

Aunque se pensó en sus inicios en esta herramienta para poder realizar colonoscopias con una preparación mínima o sin preparación, en el futuro surgirán nuevos campos de aplicación, como la colonoscopia urgente y la colonoscopia de cribado en pacientes pobremente preparados. "El dispositivo supone un avance que puede reducir la mortandad de cáncer de colon al aumentar la tasa de detección de adenomas",explica mientras pela una naranja, tras el trabajo bien hecho, Pérez Jiménez.

La Red Española de Registros de Cáncer sitúa el cáncer colorrectal como el más diagnosticado en nuestro país, unos 40.000 casos al año, el tercero más habitual en el hombre, por detrás del de pulmón y el de próstata, y el segundo en las mujeres, por detrás del de mama. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en el año 2012 fallecieron en España 14.238 personas debido al cáncer colorrectal. Tiene una ventaja, si es que podemos hablar de ventajas: se puede detectar prematuramente con cierta facilidad. El pólipo es el aviso. Y el pólipo se ve en la colonoscopia. Cuanto mayor calidad en la exploración, más posibilidades de detectar los pólipos, más posibilidades de actuar cuanto antes. Hasta aquí nada que no supiésemos. Si aparece el pólipo, Pérez Jiménez utiliza su asa de polipectomía, un lazo eléctrico que conduce la electricidad, y extirpa el pólipo al instante. Pela un plátano, aplica el lazo sobre la cabeza de la carne de la fruta y aprieta suavemente el dispositivo. El plátano sufre un corte limpio. Un pólipo, igual.

Todo empezó tras una colonoscopia, la que le hicieron a Boris Shtul, un médico de Nazaret, Israel, de origen ruso. Aquello fue un desastre, molesto, doloroso... e inútil. No es tan raro. Hasta una de cada cinco colonoscopias que se realizan hay que repetirlas por falta de limpieza. De lo que se trata es de ver. Y para ver todo tiene que estar inmaculado. En la actualidad, la exploración necesita una preparación previa: cinco días antes hay que suspender cualquier tratamiento con hierro. Dos días antes hay que hacer una dieta que prohíbe frutas, verduras, legumbres, carne, chocolate, embutidos... El día anterior ya no se come nada y se inicia una limpieza que se hace con cuatro litros de un evacuante y líquidos claros adicionales. A veces hay que añadir enemas de limpieza o lavativas... Shtul pensó en algo más sencillo, algo que limpiara mientras explorara. Sólo una idea.

A partir de ahí, en Israel se pone en marcha un mecanismo que da buena idea de cómo funciona el I+D+i en uno de los países que se encuentran a la cabeza per cápita en investigación. Hacer realidad la idea de Shtul necesita dinero. Por lo tanto, esto funciona así. Lo explica Elizabeth Martin, que lleva toda la parte organizativa del proyecto, el enlace: "Shtul acude al Ministerio de Industria israelí con una start up ya registrada porque esa start up va a arriesgar 100.000 euros. El Gobierno israelí la destina a una de sus veintitantas incubadoras de investigación, la que más se aproxime a la patente, y pone algo más de medio millón de euros en la apuesta. Y es una apuesta arriesgada porque sólo el 20% de las ideas que apoya el Gobierno israelí tienen un recorrido comercial que permite recuperar la inversión. Se empieza a buscar desde la incubadora financiación privada. A Motus le han ido bien las cosas, ha ido pasando etapas y superado lo que se conoce como el valle de la muerte, el imaginario lugar en el que se entierran las ideas que no han encontrado financiación porque no han sido capaces de transformarse en un producto. El Motus, sí. Ya se encuentra en su recta final desde que se empezaran a realizar las primeras pruebas en cerdos y, posteriormente, se autorizara las pruebas en humanos, para lo que se eligió a la empresa Pascual, cuyo equipo de endoscopia digestiva ha participación decisivamente en el proyecto.

Al último viaje del Motus han asistido Ravit Peled y Koby Kuleko, dos de los técnicos de la empresa israelí. Registran cada mínimo elemento en sus ordenadores porque saben que ya están muy cerca. Han superado casi todas las pruebas del abogado del diablo, que no es otro que el equipo de Sail Biomedical, un auditor de Barcelona que ha seguido cada uno de los pasos haciendo preguntas, buscando errores en la metodología y vigilando que se cumpla el protocolo de la Declaración de Helsinki, que vela por el respeto al individuo y la evaluación ética de riesgos y beneficios. Ahora sólo falta contar con el beneplácito de las autoridades europeas (Marcación CE) para poder dar el paso definitivo de la comercialización. Creen que podrán contar con ello antes de junio. Será el fin de un largo camino.

Pérez Jiménez cree que al Motus le irá bien: "No sé a qué precio saldrá al mercado, pero puede suponer una importante reducción de costes ya que garantiza el éxito de la colonoscopia y un ahorro en medicamentos, que en muchos casos están además contraindicados para pacientes con insuficiencia renal, cardiaca o de mucha edad. Además, puede reducir horas de trabajo perdidas y las posibilidades de aparición de carcinomas de intervalo, que es el que aparece entre exploraciones y que puede ser a causa de un fracaso de una colonoscopia anterior, es decir, un pólipo que se hubiera pasado por alto. Con el Motus es muy difícil, por no decir imposible, que un pólipo no sea detectado por falta de limpieza".

El paciente 115, uno de los últimos que probará el Motus en fase de ensayo, goza de un colon sano y ahora inmaculadamente limpio. "La cantidad de mucosa que se puede ver es lo importante de una colonoscopia y lo hemos podido ver todo. Se puede decir al cien por cien que el paciente está sano". El Motus, dice Pérez Jiménez, ha permitido culminar con éxito una colonoscopia que hubiera resultado fallida de hacerlo a la manera tradicional. "No hubiéramos podido ver nada. El paciente ha venido, no ha necesitado apenas preparación. Y supongo que, a estas alturas, ya está camino de su trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios