Un pacto a tres bandas arrebata al PP la Alcaldía de Ronda

Las bases de IU, por segunda vez en este mandato, tendrán en sus manos el destino del gobierno en el Ayuntamiento de Ronda, tras rechazar hace ocho meses la oferta de gobierno que hicieron PSOE y PA y optar por quedarse en la oposición. No obstante, militantes y simpatizantes de la coalición de izquierdas tendrán que volver nuevamente a las urnas para decidir si ahora respaldan el acuerdo de gobierno que su portavoz, Álvaro Carreño, cerró ayer con las portavoces de PSOE y PA, Teresa Valdenebro e Isabel Barriga, respectivamente. Es el único escollo que queda por despejar para que la moción de censura sea firmada y presentada de forma oficial, ya que no se prevé que el documento encuentre oposición en la ejecutiva socialista y la coordinadora del PA, al ser las fuerzas impulsoras del acuerdo.

El fin de las negociaciones y el cierre de un acuerdo "progresista" para el gobierno de Ronda fue anunciado ayer por las tres formaciones políticas, tras mantener abierta la mesa del diálogo durante casi un mes. En este tiempo se han analizado los programas electorales y se ha terminado por firmar un documento que todos aseguran que está elaborado en base al programa, mientras se evita hablar de reparto de delegaciones.

Aunque las formaciones se han comprometido a no dar detalles del acuerdo de forma pública hasta que sus órganos políticos no den el visto bueno definitivo, en este tiempo sí transcendió que se había aceptado algunas exigencias de IU como eliminar el desarrollo urbanístico de Merinos Norte, frenar la urbanización de la Casa Rúa y cerrar las puertas a todo aquel proyecto que llegue bajo lo que la coalición de izquierdas denomina como "urbanismo a la carta". Otro de los caballos de batalla de las negociaciones ha sido la apertura del nuevo hospital comarca, que acumula años de retraso. IU considera que no puede esperar durante más tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios