Cinco niños bolivianos llevan dos noches en el aeropuerto de Málaga

  • Las madres de tres de ellos residen legalmente en Granada · Un juzgado rechazó un habeas corpus para que salieran de la terminal · Los menores no traen visado

Comentarios 3

Cinco niños bolivianos de entre 10 y 15 años han descubierto que existen las fronteras. Llevan desde el domingo a las 19:30 en el aeropuerto de Málaga y no pueden salir de la terminal aérea porque no tienen visado. Ya han pasado allí dos noches. Están retenidos en una zona que se llama de rechazamiento. Son cuatro niñas y un niño. Un juzgado malagueño denegó ayer un habeas corpus presentado por su abogado de oficio para que se les permitiera entrar en España. Andalucía Acoge, Cruz Roja y el Defensor del Pueblo Español han intervenido en el caso, pero con toda probabilidad hoy serán devueltos a Dublín, desde donde llegaron a la terminal Pablo Ruiz Picasso.

"Pedimos que tengan un poquito de compasión, los niños están llorando. Que se apiaden, que nos den una carta de expulsión y nos den tiempo, ahora no tenemos dinero para mandarlos a Bolivia", rogaba Paula Kahuaya, tía de dos de los menores.

La Policía Nacional confirmó que los niños están en el aeropuerto malagueño y que no pueden entrar a España porque carecen de visado. El periplo de vuelos hecho por los críos hace sospechar a los agentes que sus familias no fueron engañadas al traerlos sin los papeles en regla, sino que intentaban "colarlos" de forma irregular.

Los cinco menores salieron de La Paz (Bolivia) el 5 de febrero pasado. Viajaron a Brasil y desde allí embarcaron a Dublín (Irlanda). Esta primera parte del trayecto la hicieron con un adulto que los dejó en la capital irlandesa. Luego, desde esta ciudad volaron a Málaga en compañía de dos madres de tres de ellos, que residen legalmente en Granada y que fueron a recogerlos. Al llegar a la terminal aérea las mujeres pudieron pasar porque tenían su documentación en regla, pero los niños no porque carecían de los papeles exigidos.

"No traen visado, no pueden entrar", explicó un portavoz policial que indicó que esta fuerza de seguridad se había limitado a hacer su trabajo que es evitar que entren personas que no tienen la documentación requerida. A diferencia de un caso de expulsión, en el que alguien que está en situación irregular en territorio español es apresado, se le abre un expediente judicial y se le deporta; en el caso de los cinco menores lo que hay es un rechazo.

El coordinador del equipo jurídico de Andalucía Acoge, José Luis Rodríguez, apuntó que previsiblemente saldrán hoy hacia Dublín. La tía de dos de los menores indicó que podrían ser devueltos en un vuelo que hay a las 12:00.

Kahuaya apeló a razones humanitarias para que los críos pudieran salir del aeropuerto. Fuentes policiales indicaron que si los familiares hubieran sido engañados, los niños habrían venido en un vuelo directo desde La Paz. "Con ese periplo han intentado eludir los controles policiales", apuntaron. Además añadieron que si por razones humanitarias se deja entrar a los menores, al día siguiente habría otro caso similar.

El letrado de Andalucía Acoge apuntó que "por encima del derecho del Estado español a controlar los flujos migratorios, sus padres están aquí y debe primar el interés del menor de estar con sus padres".

Los intentos de este periódico por conocer las gestiones de las autoridades diplomáticas bolivianas por los menores resultaron infructuosos. La Embajada de Bolivia en Madrid remitió al Consulado General y en esta oficina no había nadie por la tarde. "Pero ya nos han dicho que no pueden hacer nada", confirmó Kahuaya a esta redacción.

Anoche, varios familiares de los niños esperaban en los alrededores del aeropuerto. La llamada a los medios de comunicación quizás fue su recurso desesperado para intentar que los dejaran entrar en España. Sus familiares dormitaban fuera y los niños dormían dentro, en una zona llamada de rechazamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios