El capitán que dirigió la investigación admite que nunca vio "un escenario tan salvaje"

  • El jefe de la UCO subraya el "ensañamiento gratuito con el que fue pertetrado durante diez minutos porque no se puede mantener un ataque así más tiempo"

El presunto autor de los hechos a su entrada en la Audiencia Provincial en la mañana de este miércoles. El presunto autor de los hechos a su entrada en la Audiencia Provincial en la mañana de este miércoles.

El presunto autor de los hechos a su entrada en la Audiencia Provincial en la mañana de este miércoles. / J. Correa

La entidad de los asesinatos del crimen de Almonte hizo a la Guardia Civil recurrir al equipo de Homicidios de la Unidad Central Operativa (UCO) desde primera hora. El jefe de la investigación se hizo cargo de la misma a los dos días del hallazgo de los cadáveres, el 1 de mayo de 2013. Esta mañana ha testificado en el plenario que, pese a su dilatada experiencia en los crímenes múltiples y en los más complejos de los últimos años en toda la geografía nacional, "el escenario era salvaje, pocas veces hemos visto algo similar". El asesino tuvo con las víctimas "un ensañamiento totalmente gratuito". Todo apuntaba a un crimen pasional, como se acreditó después, ha dicho en la sala.

Tras la recopilación de datos de toda índole, la UCO entiende que el asesinato de Miguel Ángel y María en su casa del número 3 de la avenida de los Reyes de Almonte se produjo entre las 21:52 y las 22:02 del 27 de abril de 2013. "La duración de la pelea fue de muy poco tiempo, no se puede mantener durante mucho tiempo una lucha de ese calibre", asegura.

A los investigadores también les sorprendió que la víctima adulta "no tuviera ningún enemigo, porque normalmente es al revés, nos encontramos con tantos enemigos que no sabemos por dónde empezar".

El capitán de la UCO ha evidenciado la premeditación que conllevan los hechos justiciables, con un asesino que usó guantes y que no dejó restos genéticos en el piso. Con la salvedad de las toallas, que en un primer momento no dieron perfil distinto al de las víctimas y en las que el Instituto Nacional de Toxicología acabó por encontrar los restos de Francisco Javier Medina. Ha agregado que es tan cierto que éste se ha mostrado colaborador con la Guardia Civil como que desde un primer momento lo tuvieron en el punto de mira por el papel que jugaba en el entorno de las víctimas, amante de la mujer de Miguel Ángel . A partir de ahí, ha dicho, han ido "encajando las piezas del puzzle" en torno al procesado, aunque se mantuvieron abiertas durante 14 meses infinidad de líneas de investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios