El chivato digital de los novillos

  • Un programa permite a los profesores comunicarse 'on line' con las familias

Comentarios 5

Los estudiantes cada vez lo tienen más difícil para saltarse las clases y que sus padres no se enteren o engañarles con las notas cuando suspenden una asignatura más de la cuenta. Ha llegado internet y la comunicación on-line. Las nuevas tecnologías se han incorporado a los institutos para dar cuenta de todo lo que sucede en ellos y que los padres se enteren de todo lo que pasa.

Todo comenzó hace ahora cinco años con el desarrollo de la red de centros de Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), con la intención de llevar un ordenador por cada alumno a los centros y mejorar la formación de los estudiantes. Aunque no todos los institutos cuentan con un ordenador por cada dos alumnos, lo que sí es cierto es que ha beneficiado a la comunidad educativa. Uno de los programas que incluye la red TIC es Pasen, "un servicio integral de atención a la comunidad educativa", según explica a este diario el director general de Innovación Educativa y Formación del Profesorado, Emilio Solís. Unificar el trabajo en el aula y la comunidad educativa a través de la red es uno de los pilares de este proyecto, que tiene tres tipos de usuarios: profesores, alumnos y padres. Cada uno de ellos tiene un acceso diferente y, evidentemente, su propia función.

Gracias a este programa los padres pueden conocer casi al instante, incluso, si sus hijos no han acudido a una u otra clase, a través de un simple mensaje al móvil. Para Solís, ésta "es una medida educativa, no punitiva". Otro de las ventajas que las familias tienen gracias al Pasen es que pueden conocer las notas que han obtenido sus hijos en cualquier evaluación e incluso concertar una entrevista por correo electrónico con su tutor.

Consultar el horario escolar, las actividades a las que están adscritos los alumnos, así como los servicios que oferta cada centro son algunos de los recursos que se pueden obtener a través de este programa.

El instituto Alhaken II es uno de los centros de la capital que cuenta con este sistema. Su director, Francisco Olmedo, reconoce que los primeros años de funcionamiento del programa Pasen "fueron regulares", aunque esta situación ha cambiado gracias a la sesión formativa que el instituto ofreció a los padres de los alumnos a principio de curso para que pudieran utilizar este programa. Para Olmedo, el proyecto ha conseguido reducir "bastantes visitas de los padres al centro para hablar con los tutores".

Otro de los institutos de Secundaria que se sirven de este programa autonómico es el Grupo Cántico, al que se han adscrito ya 300 padres. Su coordinador, Javier Arias, también reconoce "lo complicado" del proceso inicial, aunque destaca las ventajas que ofrece a los alumnos y a sus familias, al mejorar la comunicación con la comunidad educativa. La única pega que encuentra Arias con el programa Pasen es la "sobrecarga añadida de trabajo" que supone para los profesores. A su juicio, "la Administración debería compensar a los profesores con la reducción de la carga lectiva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios