El emblemático hotel Incosol de Marbella echa el cierre asfixiado por la crisis

  • En concurso de acreedores desde 2008, no tiene dinero para atender a los clientes

El emblemático hotel Incosol de Marbella (Málaga) cerró ayer al público al carecer de recursos económicos para atender a los clientes, mientras los trabajadores seguirán en sus puestos de trabajo a la espera de que un inversor lo compre o se presente un expediente de extinción de empleo.

Desde sus inicios en 1973, este cinco estrellas ha sido un referente del turismo de lujo y pionero en los tratamientos relacionados con la obesidad, la belleza y antiestrés. Según el presidente del comité de empresa de Incosol, Javier Moreno, los administradores concursales que gestionan el establecimiento, que está en concurso de acreedores desde 2008, han propuesto el cierre temporal "por falta de dinero, porque no hay para comprar productos".

Los trabajadores permanecerán en sus puestos para seguir con el mantenimiento de las instalaciones, pero sin clientes, empezarán a recoger todos los materiales y harán un inventario. Para materializar el cierre, la administración judicial envió un informe sobre la situación al juzgado, que ha dado el visto bueno. Los trabajadores han comunicado a la juez que hay gente interesada en comprar el hotel y le han pedido mantenga a los empleados hasta entonces para conservar los puestos.

Desde que la administración concursal propuso en enero el cierre definitivo y la extinción de los contratos, no se ha avanzado en las negociaciones, y sólo el Banco Sabadell, que es el acreedor mayoritario, ha propuesto un ERE extintivo de veinte días por año que no se ha llevado a cabo.

Lola Villalba, de CCOO, lamentó el cierre del establecimiento, "una mala noticia para la Costa del Sol, los trabajadores y el sector turístico". Según la sindicalista, el cierre temporal se dará hasta que se resuelva un expediente de suspensión o de extinción y "mientras llega una empresa" que pueda mantener el hotel y los puestos de trabajo. Susana González, de UGT, alertó de que los empleados "están en un estado de desesperación", llevan "bastantes meses sin cobrar, sólo se da alguna cantidad y tarde, unos 150 ó 200 euros al mes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios