El equilibrismo naranja

Estar en el centro requiere equilibrio. Bien lo saben en Ciudadanos, porque de vez en cuando tienen que hacer malabares para intentar evitar posibles contradicciones. Ayer le tocó practicarlos a Sergio Romero, el portavoz adjunto de los naranjas en el Parlamento, cuando tuvo que valorar el impacto andaluz del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Su partido va a apoyar en Madrid unas cuentas que en Sevilla todo el mundo -menos el PP- tacha de insuficientes. Por eso, el propio Romero se cuidó de alabar demasiado el proyecto de Presupuestos que el martes llegó al Congreso de los Diputados.

"No son los nuestros", repitió varias veces pese a que sí vendió los compromisos arrancados por los negociadores de Ciudadanos, cifrados en 4.100 millones de euros y que "también benefician a los andaluces". Romero reconoció que "todo lo que llegue a Andalucía nunca va a ser suficiente" y garantizó que, si dependiera de su partido, los Presupuestos serían "más justos" y la comunidad recibiría "mejor trato". La explicación de Romero al apoyo de su formación a las cuentas estatales desprendía cierta resignación. "Mejor esto que mirar para otro lado y sacar tajada política", afirmó el parlamentario gaditano para después pedir al PSOE "responsabilidad" para que se sume a su aval a las cuentas de Cristóbal Montoro. "La misma responsabilidad" que Susana Díaz pedía en Andalucía. El resultado es de dominio público. El PSOE acabó convenciendo a Ciudadanos para desbloquear la investidura.

Podemos acusa al PSOE de ser "cómplice de la austeridad" por pactar con el PP el déficit

Por las declaraciones del socialismo andaluz, no parece que Serio Romero vaya a tener demasiado éxito en sus peticiones. El mismo martes tanto Susana Díaz como el portavoz de su Ejecutivo criticaron duramente el proyecto de Presupuestos por la reducción de la inversión en Andalucía. Ayer hicieron lo propio la consejera de Hacienda y el portavoz de la materia en el Parlamento, Jesús María Ruiz.

Pero hay en la Cámara andaluza quien vería totalmente lógico un sí de los socialistas a las cuentas de Rajoy. "El PSOE es cómplice de la austeridad. Es un partido útil para la derecha y es tan responsable de los Presupuestos como el PP". La frase es de Carmen Lizárraga, portavoz económica de Podemos en Andalucía. Y dio dos argumentos para reforzar su tesis. Primero, el clásico. Hay proyecto de cuentas porque el PSOE "de Susana Díaz" permitió la investidura de Rajoy. El segundo, porque fue también el PSOE quien pactó con el PP el techo de gasto y los objetivos de déficit para las distintas administraciones. "¿Y qué le han sacado tras abstenerse? Nada", espetó Lizárraga para después hacer una enmienda casi a la totalidad del proyecto de Presupuestos. La postura es similar a la expresada por Elena Cortés, de IU, que definió a las cuentas estatales de 2017 como "las peores de la historia para Andalucía".

Como es lógico, en el PP apoyan los Presupuestos, pero incluso su portavoz parlamentaria, Carmen Crespo, reconoció que, "como andaluces, queremos más". "Pero la realidad es tozuda y clarificadora", añadió la política almeriense para defender que son unas cuentas para "la estabilidad, la recuperación y la creación de empleo". Crespo ensalzó la transparencia de un proyecto provincializado en contraste con los "presupuestos opacos de la Junta" y, además, recordó que en transporte e inversiones las partidas estatales triplican a la consignada por el Ejecutivo autonómico: 947,8 millones de euros frente a 313,7 para 2017. Por ese motivo rechazó de pleno la "estrategia de confrontación" esgrimida por los responsables de la Junta. Y a esto también se sumó Lizárraga, que calificó de "numerito" el "espectáculo de lloriqueo" que, en su opinión, escenificó el martes el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios