Las familias de las víctimas del incendio en Almería esperan su identificaciónHallan el cuerpo de un pescador desaparecido en la costa granadina

Los familiares de las niñas de 12 y 15 años y el joven de 21 que murieron en el incendio registrado en una cueva de Almería se encuentran a la espera de que el Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Sevilla concluya las pruebas de identificación por ADN para poder enterrarlos. Durante la mañana de ayer se tomó declaración a los padres de las víctimas, a quienes se les explicó que "es posible" que esta tarde o el lunes puedan disponer de los cuerpos de los fallecidos para proceder a su enterramiento.

El Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Sevilla trabaja con las muestras remitidas por el Instituto de Medicina Legal de Almería y una vez se hayan identificado los cadáveres y los resultados sean remitidos al Juzgado de Instrucción número 3 de Almería, responsable del levantamiento de los cadáveres, podrá autorizar su entrega a las familias.

La Fiscalía de Menores ordenó el internamiento en régimen cerrado de dos de los cinco menores investigados por presuntos delitos de homicidio y omisión del deber del socorro e impuso la medida de libertad vigilada para el resto.

El cuerpo sin vida del varón hallado ayer en las cercanías de la playa de Castell de Ferro (Granada) es el del pescador que estaba desaparecido desde el martes tras caer desde un acantilado en Calahonda,

El sargento de la Guardia Civil José Antonio Martínez Tabernero, rescató el cadáver, que fue trasladado al puerto de Motril y después al Instituto Anatómico Forense de Granada. El propio Martínez Tabernero vaticinó que podría tratarse del pescador desaparecido, al llevar la misma ropa. Además presentaba un golpe en la cabeza, que se pudo producir al caer por el acantilado.

Desde la noche del martes buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, Bomberos de Motril y Policía Nacional han estado buscando el cuerpo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios