Un hombre asalta una joyería y huye con relojes tasados en 3.600 euros

  • El individuo actuó en Claudio Marcelo a cara descubierta y a plena luz del día

Acento italiano, buena presencia y una cartera llena de billetes. Un individuo dio ayer un golpe a una joyería del centro de la ciudad a plena luz del día y a cara descubierta después de ganarse la confianza del dueño del establecimiento, al que dio un fuerte empujón para derribarlo y salir corriendo. El incidente se produjo sobre las 11:30 a la altura del número 10 de la calle Claudio Marcelo, en la Joyería Relojería Vázquez, un establecimiento muy peculiar por sus reducidas dimensiones, pues ocupa parte del zaguán de un bloque.

Aprovechando que no había clientes, el individuo penetró en el local y, con marcado acento italiano, le pidió al propietario, Manuel Vázquez, que le mostrara relojes de oro, según relató la misma víctima pasado el mediodía, una vez recuperado del nerviosismo. Sin sospechar que podía tratarse de un ladrón, Vázquez consultó el muestrario y sacó dos ejemplares valorados en más de 1.800 euros cada uno.

El individuo, que exhibió solvencia económica, se interesó por el precio, enseñó una cartera con billetes y comprobó cómo le quedaba en la muñeca uno de los relojes. Tras asegurarse de atrapar bien la otra pieza, derribó al propietario de un fuerte empujón y salió corriendo calle Claudio Marcelo abajo. Varios testigos aseguraron que el ladrón, que actuó solo, rodeó la calle García Lovera y consiguió huir. "El golpe fue tan fuerte que rompí una vitrina", relató la víctima, que no precisó de asistencia médica.

Una vez repuesto del susto, Vázquez avisó por teléfono a la central del Cuerpo Nacional de Policía, que desplegó un dispositivo por la zona para encontrar al asaltante. No es la primera vez que este joyero recibe un golpe. La última vez fue hace dos años. En aquella ocasión, los delincuentes también jugaron al despiste y, en un descuido, desvalijaron una vitrina y escaparon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios