VIOLENCIA DOMÉSTICA

Un hombre mata a su pareja en Sevilla y luego se tira por la ventana

  • La víctima había denunciado a su compañero el año pasado, pero no acudió a declarar cuando fue citada por el juzgado.

Comentarios 1

Una mujer de unos 30 años ha sido hallada muerta en su vivienda en Sevilla y un hombre, supuestamente su pareja, ha resultado herido grave al tirarse desde la ventana de la misma casa, según fuentes del servicio de emergencias 112.

Las mismas fuentes confirmaron que, sobre las 15:40, un hombre llamó al 112 informando de que iba a matar a su esposa y de que se iba a tirar por la ventana en un domicilio de la calle Cigüeña del barrio de Los Pajaritos de Sevilla. Posteriormente, un particular llamó también al 112 para decir que un hombre se había tirado por la ventana.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos sanitarios, del 112, de los bomberos y de la Policía Local y Nacional y una vez allí encontraron el cadáver de una mujer y en la calle a un hombre en estado grave, que fue atendido en ese mismo lugar. Según las mismas fuentes, tanto el hombre como la mujer son jóvenes que rondan los 30 años.

Lo denunció, pero no acudió a declarar

La denuncia que presentó la mujer asesinada en Sevilla contra su marido por malos tratos fue sobreseída el pasado año porque al ser citada por el Juzgado de Violencia de Género se negó a declarar, por lo que no se adoptaron medidas cautelares de protección.

Así lo han asegurado fuentes judiciales, que han indicado que el marido, cuando llamó esta tarde al servicio de emergencias 112, dijo que había apuñalado a su mujer anoche, algo que ha corroborado el informe preliminar del forense, que señala que Cristina M.R., de 30 años, podía llevar muerta entre 14 y 24 horas.

Las citadas fuentes judiciales han explicado que la mujer había presentado una denuncia por malos tratos el 23 de junio de 2008 y que el caso recayó en el Juzgado de Violencia de Género número 1 de Sevilla. Esa denuncia, que incluso incluía un parte de lesiones, fue sobreseída porque cuando fue citada por el Juzgado la mujer se negó a declarar contra su marido, por lo que no se adoptaron medidas cautelares de protección.

La Policía había informado esta tarde de que se habían presentado dos denuncias por parte de la mujer contra su pareja, aunque las fuentes judiciales han asegurado que sólo consta una.

La Policía Nacional está contactando con los familiares de ambos cónyuges mientras Pedro C.M. ha sido ingresado en estado grave en el área de Traumatología del hospital Virgen del Rocío, donde está siendo tratado por los médicos bajo custodia policial. En concreto, el joven sufre fracturas en tibia y fémur de una extremidad y se le están practicando pruebas ante la sospecha de que padezca además traumatismos torácico y abdominal. Del resultado de tales pruebas se resolverá en cuanto a una posible intervención quirúrgica a lo largo de la tarde o noche del martes, según informaban fuentes hospitalarias. El cadáver de Cristina M.R. presenta múltiples heridas de arma blanca, por lo que una autopsia debe esclarecer cuál de las lesiones ocasionó su muerte o si quizá muriera por pérdida de sangre.

Los vecinos dicen que no habían protagonizado "ninguna discusión"

Los vecinos de la mujer fallecida aseguraron que en la vivienda en la que residía este matrimonio no se escuchaba "ninguna discusión" que levantara sospechas en cuanto a malos tratos e indicaron que la víctima, Cristina M.R., era "muy buena persona".

En declaraciones a los periodistas en la calle Cigüeña, donde ocurrieron los hechos, una de las vecinas relató que se encontraba en su hogar "viendo la televisión cuando" su hija le dijo que un hombre se había tirado por la ventana. "Cuando me asomé, lo vi boca abajo en el suelo y parecía que movía un brazo", dijo. En ese sentido, destacó la "sorpresa" reinante entre el colectivo de vecinos, porque "nunca" escucharon discusiones de este matrimonio. "Se les veía un matrimonio normal", dijo.

"Nos hemos quedado sin palabras, no sabía que sufría malos tratos, porque se les veía una relación normal, pero dentro de casa nunca se sabe... Menos mal que lo niños no estaban dentro de la casa", explicó en alusión a los hijos de uno y seis años que deja Cristina M.R.

Por su parte, otra de las vecinas explicó consternada que la víctima, de 29 años de edad, era "una muchacha muy buena", opinión que a su lado compartía otro vecino de una vivienda cercana a la que habitaban la víctima y el presunto agresor, Pedro C.M.

Por último, otra de las vecinas explicó que, cuando se percató de lo ocurrido, se asomó por la ventana y vio al supuesto autor del crimen yaciendo en el suelo "con las piernas rotas y ensangrentado de cintura para abajo". "Estaba vivo porque a mí me miró", relataba a los periodistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios