Un juzgado investiga la muerte de otra anciana en el centro de Chiclana

  • La mujer falleció tras un proceso en el que su familia ve una demora injustificada en su traslado al hospital

El Juzgado Mixto número 4 de Chiclana investiga la muerte de una anciana residente en el Centro para Mayores Novo Sancti Petri porque sus familiares consideran que hubo una demora injustificada en el traslado de la mujer a un hospital para ser tratada de una úlcera en un pie. El juez consideró que los hechos denunciados por la familia de la anciana, V.E., fallecida en febrero de 2015, pueden ser constitutivos de un delito de homicidio por imprudencia, por lo que abrió unas diligencias previas y remitió el asunto a la Fiscalía.

Otro Juzgado de Chiclana, el Mixto número 2, investiga el caso de otra anciana, de nombre Milagros, que también era interna de la misma residencia. La mujer falleció en julio del año pasado en el hospital de Puerto Real, dos semanas después de que una enfermera de la residencia anotase que al curarle una úlcera se encontró con "miles de gusanos". La Guardia Civil puso a un médico y seis enfermeros de centro residencial a disposición del juez en calidad de investigados por un delito de lesiones por imprudencia.

Los hechos relatados en la denuncia presentada por los familaires de V.E. comenzaron el 11 de diciembre de 2014, cuando en la residencia fueron informados de que la mujer tenía una úlcera en el pie izquierdo. El 5 de enero de 2015 les dijeron que la úlcera se había infectado y que habían iniciado un tratamiento con una pomada antibiótica. Una semana después la úlcera había empeorado. En la denuncia se deja constancia de que "el médico no ha valorado la situación de la úlcera".

El 2 de febrero, el médico ordenó trasladar a V.E. al Centro Médico Chiclana. Al día siguiente, una doctora de dicho centro informó a un hijo de la paciente que es imposible que la úlcera se infecte en dos días, que esa situación es más propia de una o dos semanas como mínimo. Un equipo médico de urgencias observó que V.E. presentaba "una sepsis generalizada debido al estado de infección y necrosamiento de la herida".

El 5 de febrero, ante la gravedad de la situación, V.E. fue trasladada a la Clínica Jerez Asisa, donde le administraron fuertes antibióticos intravenosos para superar la infección generalizada. No obstante, debido al avanzado estado de la infección, la mujer murió seis días después. El princial reproche que hacen los familiares de la fallecida es que hubo un retraso o demora injustificada en derivarla a un hospital en el que pudiese ser tratada correctamente la úlcera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios