Una madre denuncia al colegio de su hija por coacciones y acoso

  • La causa de la polémica son los partes de faltas contra la convivencia en el centro, religioso concertado, debido a que la alumna iba con 'leggins' y pantalón corto

Comentarios 6

Una madre ha denunciado ante el Juzgado de Instrucción de Málaga a la directora y a la coordinadora pedagógica de Secundaria del colegio concertado Academia de Santa Teresa, más conocido como Teresianas. El motivo es el "acoso, coacciones y abuso de autoridad" hacia su hija, alumna de segundo de ESO en este centro en 2010, fecha en la que se iniciaron los hechos relatados en la denuncia. Según la denunciante, su hija recibió varios partes sancionadores por vestir leggins y pantalones cortos del chándal del colegio.

Cuanto la madre recibió el primer parte sancionador por los leggins, comenzó a trabajar junto a otro grupo de padres para implantar el uniforme escolar voluntario y "evitar arbitrariedades" los tres días a la semana que no tenían que llevar la ropa deportiva, que sí estaba establecida como obligatoria los días de Educación Física. La iniciativa no prosperó a pesar de que tenía el apoyo del 75% de los padres.

Al investigar sobre el uso de uniformes en centros sostenidos con fondos públicos, la mujer comprobó que "la legislación contempla la posibilidad un uniforme siempre que sea optativo y nunca obligatorio" y así lo comunicó al centro en varias ocasiones. Sin embargo, esta madre recibió en diciembre de 2010 una información firmada del profesor de Educación Física argumentando la bajada de 0,75 puntos en la nota de su hija "por no asistir en tres ocasiones con la indumentaria deportiva del colegio".

En el curso siguiente, el colegio insistió en la obligatoriedad del uso del chándal y hubo más partes del profesor de Educación Física. La situación se agravó a finales del curso pasado, cuando la alumna estuvo a punto de terminar 4º de ESO y su ciclo en dicho centro.

El 16 de mayo la madre recibió un Parte de Conductas Contrarias a las Normas de Convivencia por "vestuario no adecuado para el ámbito escolar" y en la descripción de los hechos afirma que "tras varias amonestaciones orales, la alumna persiste en su actitud de acudir al centro vestida con chándal todos los días y con shorts que a veces se fabrica ella misma, a base de cortar con tijeras unos pantalones de deporte largos". Eso le supuso una acción correctiva que consistía en ir a trabajar al centro dos horas por la tarde. La madre solicitó justificación documental de por qué vestir ropa deportiva iba contra las normas de convivencia. Según la denuncia, la coordinadora invitó a que sus hijas (la alumna supuestamente acosada y sus dos hermanas) abandonasen el colegio si no estaba de acuerdo con las normas. El día del castigo la alumna no pudo asistir por enfermedad y la progenitora justificó su falta. Sin embargo, le entregaron un parte grave y una sanción que consistía en la "suspensión del derecho de asistencia a clase" la mañana en la que tenía que realizar dos exámenes finales. La madre acudió a la inspección educativa, que aseguró que el colegio no podía prohibir a la alumna hacer los exámenes. Finalmente la chica realizó las pruebas y consiguió su título de Secundaria.

La directora del colegio declinó ayer hacer declaraciones al respecto de lo sucedido ni de las causas de dicha denuncia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios