Una minusválida de 78 años recibirá la ayuda de la dependencia en 2013

  • La mujer recibió una carta que le reconoce la prestación, pero lamenta que "cuando llegue, van a encontrar un cadáver"

Elisa G.M. cumplirá en mayo 78 años. Tiene un grado de minusvalía física del 66%. Mira una carta de la delegación de Igualdad y Bienestar Social en Almería en la que se le reconoce el derecho a recibir una ayuda por su dependencia en 2013 o 2014. Dentro de cuatro o cinco años. Fue enfermera, ahora está jubilada, y viuda, y convive en Aguadulce con su hijo, en situación de desempleo desde hace casi un año, quien se dedica a cuidarla.

Ya contaba con un expediente de baremación de una residencia sanitaria y por eso le sorprendió que una técnica de la misma administración, pero de otro departamento, se personase en su domicilio para volver a evaluarla. "En mi casa se presentó una técnica de la Junta que afirmó desconocer totalmente los trámites que, para acogerme a la ley de Dependencia, estaba haciendo a través de los servicios sanitarios", aseguró molesta "por el descontrol existente entre departamentos similares".

Su puntuación fue de un 34, es decir, dependiente grado I nivel 1. Moderada. No será hasta 2013-2014 cuando tendrá derecho a recibir servicios como, teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día o de noche, estancias residenciales o la tan en boga prestación económica a sus familiares.

Ante la respuesta de la Junta de Andalucía, Elisa confió en la instancia municipal el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, para que "me pueda poner a alguien para ayudarme, aunque sea unas horas, porque si mi hijo encuentra trabajo, entonces no tendrá tiempo para ayudarme a mí".

La afectada puede interponer recurso de alzada en el plazo de un mes ante los servicios centrales de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, pero no confía en una pronta resolución a sus necesidades.

Gracias a que dispone de una pensión digna tras toda una vida trabajando, puede pagarse de su bolsillo desde hace varios años el servicio de teleasistencia que tiene en el domicilio, pero está casi a punto de no alcanzarle. "Pierdo poder adquisitivo año tras año. Cada vez cobro menos, lo que me ingresan por un lado me lo quitan por otro, y cada día voy a peor".

A su particular desgracia, se le ha sumado el "colmo", la espera hasta 2013 para beneficiarse de la Ley de Dependencia. "Pues cuando me toque, van a encontrar un cadáver, muchas gracias Zapatero y Chaves", lamentó indignada. Conoce otros casos similares y esas angustias no tienen ayuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios