fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Granada

Un recluso de Albolote finge una cojera y se fuga en el hospital

  • El preso, un alicantino condenado por un delito de robo, arrojó las muletas y echó a correr en un descuido de los agentes de la Guardia Civil que lo custodiaban

Comentarios 2

Un preso del Centro Penitenciario de Albolote, cuyas iniciales son J.J.G.L., se escapó el martes mientras se encontraba en el Centro de Especialidades de Cartuja de Granada, donde había sido trasladado por alguna dolencia que supuestamente le impedía caminar bien. Al parecer, el recluso se aprovechó del exceso de confianza de los dos agentes de la Guardia Civil que le custodiaban y, en un descuido, soltó las muletas que llevaba y salió corriendo.

Los agentes se quedaron perplejos, pues en teoría el recluso iba cojo, y pese a que ambos reaccionaron rápidamente no lograron darle alcance.

La huida de J.J.G.L., que no llevaba los grilletes puestos, se produjo por la mañana y provocó un enorme revuelo entre los trabajadores y pacientes del centro sanitario, pues se desconocía de quién se trataba exactamente y su grado de peligrosidad.

Fuentes de la Guardia Civil precisaron que el individuo es alicantino y estaba cumpliendo condena por delitos contra el patrimonio.

Tras rastrear infructuosamente el centro hospitalario en su busca, los dos agentes de la Guardia Civil que se habían encargado de su traslado desde la prisión hasta Traumatología dieron aviso a la Comandancia, así como a la Policía Nacional. Rápidamente, se montó un amplio dispositivo para tratar de localizar al reo en cuestión.

Según comentaron el martes a este periódico algunas personas que se encontraban próximas al lugar donde ocurrieron los hechos, todo transcurrió en sólo unos segundos, cuando el reo arrojó inesperadamente las muletas y puso pies en polvorosa.

El recluso había acudido a las Consultas Externas del Centro de Especialidades de Cartuja, que está al lado del Hospital de Traumatología, por alguna dolencia no especificada, según precisaron fuentes sanitarias.

El hecho provocó una enorme confusión, llegando algunas personas y empleados del centro sanitario a pensar incluso que el recluso fugado podía ser el presunto asesino de Mari Luz, Santiago del Valle, un rumor rápidamente desmentido.

Este periódico trató de contactar sin éxito con la dirección de la prisión de Albolote, a fin de conocer más detalles sobre la condena de J.J.G.L.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios