"No voy a comerme ningún marrón"

La primera semana del juicio se cierra sin pruebas, ni a favor ni en contra de los presuntos autores, Santiago y Rosa del Valle. Los testimonios (una decena) que ayer se escucharon en la tercera sesión completaron el perfil pedófilo del presunto asesino y sumaron algunos pistas de la sucesión de acontecimientos en la tarde del 13 de enero de 2008, cuando se le perdió el rastro a la niña a pocos metros de su casa en El Torrejón.

Apenas habían transcurrido tres horas desde que la familia constató la ausencia de la menor y ya Santiago del Valle se lavaba las manos: "No voy a comerme ningún marrón", afirmó. Fueron las primeras palabras que se escucharon de boca del pederasta en relación con Mari Luz. Lo relataba al tribunal una prima de la víctima, Lidia R. F., que formó parte del segundo grupo de familiares y vecinos que acudió al domicilio de los Del Valle aquella misma tarde, ya con la presencia de la Policía, porque había corrido la voz de los antecedentes de abusos del hombre que vivía en el número 1 de la Avenida de las Flores.

En aquel mismo momento, se realizó una primera inspección del vehículo de Rosa del Valle, que se encontraba aparcado en la Plaza Rosa. El maletero del coche estaba como "recién lavado" y en su interior sólo había unos cartones que ocupaban toda la superficie, que la testigo llegó a tocar, manchados por unas gotas de agua en la zona interior. En cualquier caso, no se ha constatado y se trata sólo de una impresión de la prima de la pequeña.

Dos días después del teatro que la mujer del pederasta, Isabel García, montó en la Audiencia Provincial ante el mismo tribunal, una de sus hermanas -que rompió todo contacto con ella cuando la familia supo de la condena por los abusos sexuales a la hija del matrimonio Del Valle- desbarató la justificación que el matrimonio dio a la Policía para explicar su rápida huida de Huelva, el día siguiente de la desaparición. "No la llamé el 13 de enero, mi madre no estaba mala en aquella época", afirmó. Aunque la esposa admitió semana antes del juicio que mintió a la Policía en este punto, en su día mantuvo que se habían marchado porque recibió una llamada de su hermana alertando de que su madre se encontraba mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios