Los populares sufren su primer revés electoral

  • La derrota 'dulce' del PSOE concede un respiro a su Ejecutiva, que sale fortalecida con los resultados

Comentarios 4

Si la cara es el reflejo del alma, la de los dirigentes populares era la imagen de la derrota. Mientras tanto, apenas a 500 metros de distancia, la sede de los socialistas almerienses era una colección de abrazos, risas, lágrimas de emoción e incluso una improvisada Internacional cantada por todos los asistentes.

Los populares almerienses han sufrido en propias carnes el primer revés electoral en muchos años. Incluso puede ser mayor si el voto emigrante concede al PSOE el quinto diputado, ya que el recuento se cerró con apenas 400 votos de distancia de repetir los resultados de hace cuatro años, lo que supondría una victoria socialista en toda regla.

El efecto Arenas, con el que se pretendía asegurar el octavo diputado, algo que todos los dirigentes populares daban por seguro, ha sido demoledor para los intereses del PP. El presidente de la Diputación, Gabriel Amat no podía disimular su contrariedad para una provincia en la que esperaba conseguir otro resultado. La victoria (con casi 25.000 votos menos que hace cuatro años) no fue suficiente para celebrar nada. Los llamamientos a la "prudencia" fueron en vano y el triunfo de Arenas se pronunciaba con la boca pequeña. En el PSOE se apagaron los cantos de sirena de los anteriores dirigentes para que no albergaran ni la más mínima opción de regreso. Pocos asumieron que habían perdido. La suya fue la derrota más dulce que se recuerda y el comentario más extendido fue el de "qué faltica nos hacía una noche como esta".

La recuperación del voto de Izquierda Unida va a permitir a su coordinadora provincial, Rosalía Martín, tener un escaño, salvo que el voto emigrante dicte otra cosa.

más noticias de ELECCIONES ANDALUZAS 2012 Ir a la sección Elecciones Andaluzas 2012 »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios