Sociedad

La crisis y el paro son perjudiciales para la salud y el sistema sanitario

Los desempleados acumulan factores de riesgo para su salud física y mental y registran mayores tasas de mortalidad y suicidio · La angustia por la inseguridad laboral hace aumentar las terapias psicológicas.

Manu Mediavilla / Madrid | Actualizado 02.04.2012 - 11:38
zoom


Un joven consulta ofertas laborales. El desempleo es un factor de riesgo para padecer problemas psicológicos.

Share
A estas alturas de la crisis económica, nadie duda de que resulta perjudicial para la salud -física y, sobre todo, mental- y, de rebote, para el sistema sanitario. Así lo refleja un reciente informe de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), que ve avalada esa tesis por numerosos estudios en todo el mundo. Y en la misma dirección apuntan otros realizados en España que confirman los quebraderos de cabeza provocados por dos síntomas típicos de la crisis: inseguridad laboral y desempleo.

Las preocupaciones ya se habían dejado sentir antes del desbarajuste financiero en 2007, pero se han acentuado hasta adquirir perfiles casi obsesivos. Como apuntaba la psicóloga María Jesús Álava al recoger en su libro Trabajar sin sufrir (2008) su experiencia profesional en la primera etapa de la crisis, el trabajo aparecía en el trasfondo de la mayoría de problemas y conflictos que llegaban a su consulta. Y, significativamente, en dos años habían aumentado un 50% los trabajadores que necesitaron terapia psicológica por su angustia ante la posibilidad de perder su empleo o sus condiciones laborales conseguidas tras años de esfuerzo.

A finales de 2010, un estudio de la Fundación Pfizer confirmaba la tendencia: por culpa de la crisis, el 44% de la población sufría más estrés y tensión que dos años antes. La correlación trabajo-salud se reflejaba en el 28% que atribuía su retroceso de calidad de vida a menores ingresos o mayores achaques. Y sus perspectivas no eran mejores: el 44% confesaba su miedo a perder su empleo en el año siguiente (el 86% de los parados no esperaba encontrar pronto un empleo aceptable), y el 70% temía un deterioro de la sanidad a corto y medio plazo.

Ese escenario quedaba ratificado por esas fechas en una jornada sobre las repercusiones de la crisis en la salud mental, que señalaba un doble 15% de aumento en las consultas de atención psicológica y los diagnósticos de trastornos de adaptación. El perfil típico lo dibujaban pacientes que habían perdido su trabajo, u otros que aún lo tenían pero sentían la amenazante sombra del despido. Tal incertidumbre laboral y los apuros económicos son, como ha quedado claro en el reciente Día del Sueño, motivo de crecientes casos de insomnio.

Pero el insomnio es solo un efecto insano de la crisis, que deja otras huellas, desde la ansiedad o la depresión hasta problemas dermatológicos y somatizaciones de origen emocional y psicológico. Según el informe de la AISS citado al principio, el paro es un claro factor de riesgo para sufrir problemas psicológicos, que alcanzan al doble de personas sin trabajo (34%) que con empleo (16%). Y cuanto más se alarga el desempleo, peor es la salud mental, que además causa daños en cascada -estrés y tensiones- en el ámbito familiar.

En niveles de máximo riesgo están los suicidios (un estudio en 26 países europeos registró un 0,79% más entre 1970 y 2007 por cada 1% de aumento del paro), hipótesis que se confirmó en la crisis asiática de los 90 y en los últimos años en Grecia. Y todo indica que las crisis conllevan un incremento de mortalidad general, no solo por la pérdida de ingresos -que suele traducirse en peor alimentación, alojamiento e higiene-, sino también por el deterioro de los servicios de protección social y sanitaria y el consecuente descuido de las medidas preventivas en salud. La caída y declive económico del bloque soviético llevó en pocos años a tasas de mortalidad hasta un 20% más elevadas.
0 comentarios
Normas de uso

Este peri�dico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta secci�n y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
La salud es lo que importa

Bartolomé Beltrán, médico, escritor, editor y experto en comunicación audiovisual.

Pie de foto

Del pulmón y los antibióticos

Gripe y neumonía

Por José Miguel Rodríguez, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

Lavar bien las manos de los pequeños es una de las principales medidas de prevención.

Pie de foto

La bronquiolitis es la enfermedad que más ingresos causa en los niños

En los últimos diez años más de 63.000 niños han ingresado en centros de salud por esta enfermedad. Lavarse las manos y evitar el contacto con las personas enfermas son las principales medidas de prevención.

Operación biquini

Pie de foto

El equilibrio energético

Para perder peso la clave está en alcanzar el balance energético entre la actividad y las calorías. Lo importante es favorecer el ejercicio físico.

Rafael Matesanz. Director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT)

Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes. / D. S.

Pie de foto

"Se ha hecho un esfuerzo titánico por parte de todos los profesionales"

Es el responsable del liderazgo español en cifras de donación de órganos. Recientemente ha participado en los actos conmemorativos del VII aniversario del Instituto Tomás Pascual Sanz.

Foto: Josué Correa

Pie de foto

El tesoro del Mediterráneo

La dieta de esta zona, además de alejarnos de patologías cardiovasculares y otras enfermedades como la diabetes, ayuda a combatir la depresión.

Un grupo de jóvenes hace una 'botellona' en la calle. / Juan Carlos Muñoz

Pie de foto

Los riesgos de beber alcohol adulterado o ilegal

El 5% de los jóvenes consume alcohol irregular para ahorrar. El fraude fiscal y el alto coste sanitario por las intoxicaciones son algunas de las consecuencias de esta práctica.

PUBLICIDAD