Fertinagro desembarca en Huelva con un proyecto industrial de 120 empleos

  • La empresa espera iniciar la actividad en el primer cuatrimestre de 2012 · La contratación de los ex empleados de Nilefos, garantizada por escrito · La integración de la planta de Foret, pendiente de FMC

Comentarios 23

Fertinagro espera iniciar en Huelva antes de mediados del año próximo un proyecto industrial de fabricación de fertilizantes especiales y productos para la nutrición humana y animal que generará un mínimo de 120 empleos (en sus comienzos). Una propuesta que pasa por devolver la actividad a las instalaciones de la antigua Nilefos y las recién paradas por Foret en la avenida Francisco Montenegro, absorbiendo además a la mayor parte de los trabajadores que han quedado sin empleo tras el cierre de ambas factorías.

Los ex empleados de Nilefos ya tienen garantizada su participación. La empresa y los sindicatos UGT y CCOO firmaron ayer un preacuerdo por el que se establecen las líneas generales de la relación laboral que mantendrán en un futuro los antiguos trabajadores de Nilefos con la nueva titular de las instalaciones, Fertinagro. Con este acuerdo (que tendrá que ser aprobado en asamblea por los trabajadores) se amarran unos 60 empleos en la parte del proyecto que está más avanzada, la que corresponde a la planta abandonada hace ya dos años por su anterior propietario.

Fertinagro logró hace escasas semanas la concesión del suelo que ocupa la factoría y tramita el resto de los permisos necesarios para iniciar su actividad industrial. Para ello, prevé ejecutar una inversión de 10 millones de euros, que le permitirá instalar una capacidad de producción entre 150.000 y 200.000 toneladas anuales de fertilizantes especiales y componentes de nutrición animal.

El objetivo de la compañía es, según el presidente del Grupo Tervalis (matriz de Fertinagro), Generoso Martín, "empezar lo antes posible". La Junta calcula que las autorizaciones administrativas podrían estar (ajustando los plazos) en el último trimestre del año y la intención de la empresa es que el proyecto esté en marcha en el primer cuatrimestre de 2012. Para ello cuenta con el apoyo declarado de la Junta de Andalucía, que ayer mismo alababa a través de su delegado del Gobierno, Manuel Alfonso, al empresario que "viene a dar respuesta allí donde otros, Rhodia y Nilefos, crearon el problema". También de los sindicatos que, aplaudían el compromiso de la empresa con el empleo e instaban a culminar con éxito la negociación con Foret (a ella aludieron tanto el secretario provincial de la FIA-UGT, Luciano Gómez, como el secretario de Organización de Fiteqa Andalucía -CCOO-, Juan Antonio Florido).

Fertinagro retomó hace algunas semanas la negociación con Foret, después de que en una primera instancia hubiera fracasado, con el objetivo de hacerse con parte de sus instalaciones para desarrollar un proyecto más amplio. A estas negociaciones se refirió Martín a preguntas de los periodistas: "Hemos hecho una oferta a Foret, esperamos que el lunes esté en FMC y como máximo en 15 días nos digan cuál es su contraoferta. Estamos seguros que es buenísima para la compañía". Para Martín Blesa, no existen argumentos económicos para que la empresa de fosfatos no acepte la oferta, "si no lo hacen será por otros argumentos que no entendemos y, si es así, estaremos dispuestos a que alguien de la Administración nos ayude" (ésta ya ha expresado su intención de hacerlo e incluso ha lanzado algún toque de atención vía declaraciones públicas a Foret).

Fertinagro plantea la fabricación de varios tipos de productos en las instalaciones de Foret, incluido un fosfórico para nutrición humana. No obstante, este proceso de producción, advierte su presidente, no supondría la generación de más fosfoyeso (resultante de la fabricación de fosfórico), sino que su subproducto final sería un sulfato cálcico depurado destinado a nutrición vegetal. En cuenta a la fabricación de fosfatos potásicos, que necesitan fosfórico, la empresa prevé importar la cantidad necesaria de ácido para su producción.

El grupo Tervalis asegura (y los sindicatos lo avalan) traer a Huelva un proyecto mucho más limpio que la producción anterior, aquella que daba paso al fosfoyeso cuyo vertido a la marisma quedó prohibido el 31 de diciembre. Según Generoso Martín, "sabemos que tenemos que ser muy respetuosos con el medioambiente, las leyes actuales y futuras, y que sólo los negocios que cumplan esto tienen futuro". El grupo Tervalis está presente en 7 países y cuenta con 1.000 trabajadores, por lo que la plantilla de Huelva supondría un aumento inicial del 12%.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios