fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Parados crónicos

  • La crisis ha provocado que muchos cordobeses se conviertan en desempleados de larga duración y sin perspectivas · Córdoba tardará en generar oportunidades

46%

Casi la mitad de los cordobeses acumula más de 12 meses buscando un trabajo. En concreto, el 46% lleva más de un año dejando currículum en empresas y enfrentándose a entrevistas sin ningún resultado. Es la cruda realidad del mercado laboral en tiempos de crisis, que provoca una continua pérdida de empleos que no se recuperan, una situación que se prolonga durante más tres años y que supone que se haya alcanzado un nuevo récord del número de parados de larga duración. La coyuntura económica, además, ha contribuido a cambiar el perfil de los cordobeses que no encuentran trabajo. Ya no son personas mayores de 45 que han sido despedidas de sus empresas o los jóvenes sin estudios, sino que abunda de manera preocupante la cantidad de jóvenes con excelente formación que todavía buscan su oportunidad. Tanto es así que el Gobierno impulsó durante unos meses una ayuda extra para los parados que hubieran agotado su prestación (las pagas se prolongan durante una media de dos años) consciente del aumento de estos desempleados de larga duración.

Varios son los factores que han contribuido a esta situación. El director de la Facultad de Ciencias Económicas ETEA, Gabriel Pérez Alcalá, aseguró que para entender la coyuntura actual hay que tener en cuenta el punto de partida de la economía española y, en este sentido, apuntó que "ya en el año 1998 España contaba con dos millones de parados". Esta cifra ya era elevada si se tiene en cuenta que entonces la economía era más favorable. Ahora se ha llegado a los 4,6 millones de desempleados, pero este paro "no es todo por la crisis y se arrastra de mucho tiempo", aseguró el economista. Efectivamente, la debilidad monetaria global, "que se está alargando", según su opinión, está destruyendo muchos empleos y "no hay expectativas de recuperarlos", lamentó, aunque hay que buscar varias causas en el incremento de los parados de larga duración sobre todo en el contexto concreto de la provincia cordobesa.

Por un lado, está la "falta de tejido empresarial" que en Córdoba "no lo ha habido ni en etapas de crecimiento", y donde tardará más en llegar cuando se empiece a generar riqueza a nivel nacional. Por otra parte, hay varios colectivos que, por sus características, son perfiles que tienen más posibilidades de convertirse en parados de larga duración. Es el caso de los jóvenes que tienen poca formación y experiencia, con estudios generales y trabajos esporádicos pero que no cuenta con el aval suficiente para encontrar un buen trabajo. Aquí se incluirían todos aquellos que concluyeron sus estudios al finalizar la etapa obligatoria y comenzaron a trabajar en una empresa, generalmente en el sector de la construcción, y que ahora ven muy recortadas sus posibilidades para acceder al mercado laboral. En esta situación se encuentra Pedro Castro un joven con 29 años que ha estado empleado prácticamente desde los 16 en el sector de la madera. Después de una década en la empresa, le echaron a mediados de 2009 y, desde entonces "no encuentro nada". Las pocas ofertas que han surgido "no me convenían porque iba a perder la ayuda del paro" por lo que ha esperado a ver si llegaba su oportunidad sin éxito. "Como veía que el paro se acababa y no me salía nada, decidí montar mi propio negocio", aseguró. Lo acaba de hacer con un amigo en la misma situación, que ha estado empleado como comercial. Entre los dos han puesto en marcha una empresa que se encarga de establecer vínculos entre tiendas y proveedores en todo lo relacionado con el mueble. "Llevamos unos cuantos meses y por ahora nos va bien, al menos hemos acabado con la desesperación de ver pasar los días sin buenas noticias".

Además de los jóvenes con estudios básicos, los cordobeses a partir de los 40 también tienen muchas dificultades para acceder al mercado laboral. "Suelen tener mucha experiencia, pero vinculada siempre a una empresa, en un sólo sector", aseguró Pérez Alcalá. Estas personas "son ya mayores para el mercado laboral, porque las empresas los prefieren más jóvenes" y esta situación es un auténtico drama para ellos. Aquí se encuentran muchos padres de familia como Agustín Rodríguez, "toda la vida" trabajando en la hostelería pero "ya llevo un año que no me sale nada, nadie quiere contratar", lamentó. Lo único que ha encontrado son "trabajos esporádicos para algún amigo, pero en fechas muy concretas, nada serio". Mientras acude casi cada día a la oficina del Servicio Andaluz Empleo (SAE) para actualizar las ofertas piensa en el día en que se acaben las prestaciones. "Mi mujer se ha puesto a trabajar está en una empresa de limpieza, pero así no podemos seguir", lamentó.

El director de ETEA también apuntó a la rigidez del mercado laboral como uno de los motivos del incremento de parados de larga duración. Y es que el establecimiento de los contratos indefinidos provocan precisamente las situaciones anteriores, que los cordobeses tengan una experiencia vinculada sólo a un sector o una empresa. Esta exclusividad va en contra del proceso de enriquecimiento de la persona y luego supone dificultades a la hora de buscar un nuevo trabajo.

La responsable de los procesos de selección de Adecco en Andalucía, Cinta Bellerín, coincidió en que el perfil de los parados de larga duración que acceden a las oficinas son, sobre todo de personas "con una experiencia muy concentrada, no diversa", lo que repercute en su contra. En este apartado, no obstante, entra en juego la importancia de la formación que permita el reciclaje de todos estos parados para poder adaptarse a la nueva economía y poder optar a otros puestos de trabajo. Bellerín aseguró que "también hay jóvenes con un amplio nivel de estudios que no encuentran trabajo". Y es que la recuperación de empleo todavía tardará en llegar y mientras seguirán estos parados crónicos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios