Mercado laboral

La UE atrae a los malagueños con mayor formación para trabajar

  • La alta tasa de paro de la provincia "empujó" el año pasado a 1.741 malagueños a buscar un empleo en los países de la Unión Europea · El Reino Unido es el destino estrella y Alemania gana enteros.

La canciller alemana, Angela Merkel, llegará mañana a Madrid para asistir a las consultas bilaterales germano-españolas. No lo hará sola sino que vendrá acompañada por sus ministros de Exteriores, Finanzas, Economía, Trabajo y Asuntos Sociales, Transportes e Infraestructuras y Educación y Ciencia, y uno de los temas a debatir será la posible incorporación de españoles al mercado de trabajo germano en los próximos meses para reactivar su economía. Alemania quiere de España ingenieros, personal sanitario, profesores y trabajadores de hostelería y turismo. En el polo opuesto está Málaga, que cerró el pasado año con una tasa de paro del 30% y en torno a 210.000 desempleados si se hace una media entre los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y el paro registrado del Ministerio de Trabajo.

Se desconoce aún cuántos malagueños decidirán probar suerte en Alemania aunque sí se puede constatar que cada vez más malagueños quieren trabajar en el extranjero ante la situación laboral que se vive en la provincia. La red Eures es la encargada de coordinar todas las ofertas laborales de los servicios públicos de Empleo de los países de la Unión Europea. Su gestión en Málaga depende de la Junta de Andalucía y la coordinadora del servicio es Isabel Moya. Esta experta explica a este diario que el pasado año atendieron a 1.741 personas interesadas en trabajar en el exterior y tramitaron directamente un total de 221 solicitudes. El resto decidieron emprender la aventura por su cuenta o, finalmente, cambiaron de planes.

Moya subraya que "en los últimos años se ha disparado el número de personas que busca información para irse a trabajar fuera" y destaca las amplias posibilidades que ofrece un "mercado tan amplio" como el de la Unión Europea, donde hay casi un millón de ofertas registradas en la red Eures.

En cualquier caso, la célebre frase Vente pá Alemania, Pepe ya ha pasado a la historia. El perfil ha cambiado de manera radical. Ahora se exige a los interesados una formación académica alta -muchos de los puestos que se demandan son titulaciones de carácter superior- y un buen nivel de idiomas. Como mínimo, el inglés y, por ejemplo, el alemán en Alemania o el francés en Francia.

Moya explica que a su oficina suelen acudir dos tipos de personas: jóvenes menores de 30 años que acaban de terminar la carrera y quieren aumentar su currículo, y otros ciudadanos de mediana edad -profesionales liberales en su mayoría como ingenieros o arquitectos- "que han estado ligando un contrato tras otro en España y que con la crisis han visto el momento de irse al extranjero, estén en el paro o no".

Reino Unido es el destino estrella pero empiezan a ganar terreno Alemania -por sus posibilidades económicas- y Holanda -un país en el que se puede desenvolver un trabajador con un buen nivel de inglés-. En la mayoría de esos casos el salario es más alto que en España pero Moya advierte que "ya no estamos ante un proceso de emigración como en los años 50 donde aquí no había nada, sino que en España ya hay una buena formación, buenos subsidios y en Gran Bretaña o Alemania van a encontrar cosas parecidas, aquello ya no es el paraíso". Lo que sí está claro es que los malagueños están perdiéndole el miedo a la movilidad geográfica y, según Moya, "ahora hay muchas personas a las que no les importa cambiar de provincia, región o país".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios