fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Antonio Giralt

"Somos una alternativa para las pymes que necesiten financiación para crecer"

  • El Mercado Alternativo Bursátil (MAB), que se creó en 2005, fue constituido como una bolsa para pequeñas y medianas empresas cuyos planes de futuro pasan por la expansión geográfica o de negocio

No es ninguna novedad, por desgracia para todas aquellas empresas cuyos planes de expansión -o cuya supervivencia- se ven frenados por la falta de créditos, que la financiación escasea. Pero hay alternativas, y el Colegio de Economistas de Granada organizó ayer, junto a Caja Rural, la Cámara de Comercio y el Banco Europeo de Finanzas, unas jornadas sobre el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), una vía para todas aquellas pequeñas y medianas empresas que buscan financiar su expansión, aumentar la liquidez de sus acciones y adquirir visibilidad ante los inversores. Su presidente, Antonio Giralt, desgrana las ventajas de esta bolsa para pymes.

-¿Qué ofrece el MAB a las pequeñas y medianas empresas?

-Básicamente es una alternativa de financiación, una vía alternativa que se puede compaginar con la financiación tradicional del crédito bancario y con otros tipos de financiación como el capital riesgo. En definitiva, es una Bolsa para pequeñas y medianas empresas donde las compañías pueden encontrar financiación a través de recursos propios.

-¿Cuántas empresas participan actualmente?

-Arrancamos a mediados de 2009 y tenemos ya 13 compañías cotizadas de distintos sectores. Una de ellas de Granada, Neuron Biopharma.

-¿Qué empresas tienen posibilidades de participar en el MAB?

-Pueden participar todas aquellas compañías que necesiten financiación para crecer. El MAB está destinado a empresas en expansión, a compañías que quieren expandirse y crecer en el sentido amplio de la palabra: geográficamente, diversificando productos o en I+D+i... Ofrecemos una alternativa para crecer en el sentido más amplio de la palabra expansión. Y expansión, lógicamente, significa financiación para crecer. El mercado no está cerrado a ningún tipo de sector: cualquier compañía de cualquier sector que tenga un proyecto de futuro y de crecimiento tiene cabida en este mercado.

-¿Qué condiciones tiene que reunir una empresa para poder acceder al MAB?

-Es un mercado autoregulado, las normas las han puesto los gestores de Bolsas y Mercados Españoles, el holding que reúne las cuatro bolsas españolas. Y a partir de ahí hemos intentado hacer una regulación lo más abierta y flexible posible. En principio no se exige antigüedad mínima, por lo que pueden ser compañías de reciente constitución, mientras tengan un balance y una cuenta de explotación auditada. Tampoco está limitado a ningún tipo de sector, ni hay un tamaño mínimo. Exigimos que, como mínimo si se va al mercado, haya acciones por valor de 2 millones de euros, pero eso no significa un capital mínimo. Tampoco exigimos que haya en principio beneficios. Así que diría que tiene cabida cualquier compañía. Pero lo importante, insisto, es que sea una compañía que tenga un proyecto de crecimiento, porque en estas compañías los inversores invierten con una perspectiva de futuro. Lo que les importa, además de la situación actual de la empresa, son los planes de expansión.

-El MAB se aprobó en 2005, aunque no se puso en marcha hasta 2009, lo que significa que la crisis no estuvo detrás del proyecto...

-No, es un proyecto en el que hemos estado trabajando bastante tiempo. El MAB no se crea como consecuencia de la coyuntura. El mercado pidió autorización a mediados de 2005 y se diseñó entre 2005 y 2008, cuando la coyuntura no tenía nada que ver con esta. Es una nueva alternativa de financiación que, obviamente, en momentos como los actuales sí puede cobrar mayor relevancia en la medida en que otras alternativas, y particularmente el crédito tradicional, están mucho más limitadas. Pero es algo que la compañías deberían plantearse como una estrategia a medio y largo plazo más allá de las situaciones coyunturales de otras fuentes de financiación.

-Pero sí que está jugando un papel importante en la crisis...

-En este momento, sí. Probablemente muchas compañías que a lo mejor no se habrían planteado entrar en el MAB de una manera inmediata a lo mejor en estas circunstancias se lo plantean.

-¿Para los inversores qué diferencia hay entre la Bolsa tradicional y el MAB?

-La diferencia es importante. Los inversores de este tipo de mercados, que también existen en Inglaterra y en Francia, son inversores a medio y largo plazo. No buscan una rentabilidad a corto plazo, probablemente ni siquiera una retribución vía dividendos, que es lo que podemos encontrar en la Bolsa tradicional. Lo que esperan es una revalorización de su inversión, por tanto el precio de la acción irá ligado al cumplimiento de ese plan de expansión, que puede ser a dos, tres o cinco años. Son inversores con una cierta vocación de permanencia y que buscan la revalorización al medio y largo plazo. Esto no quiere decir que en la Bolsa tradicional la inversión a medio y largo plazo no tenga también sus revalorizaciones, pero tiene otras compensaciones intermedias. Aquí la rentabilidad total se obtiene al final de la ejecución del plan de expansión.

-¿Para cuándo se espera que el MAB funcione a pleno rendimiento?

-Nunca nos hemos fijado un objetivo de cantidad de compañías. Lo que estamos observando es que en el segundo semestre de 2009 entraron dos compañías, que a lo largo de 2010 entraron 10 y en lo que va de año ya ha entrado otra compañía y previsiblemente tendremos otra el próximo mes. Nosotros lo que contemplamos es que hay una regularidad, que el mercado va calando y va creando un potencial de empresas que regularmente se pueden ir incorporando. Cuando nosotros iniciamos el estudio de la creación del MAB vimos el universo potencial de empresas podrían incorporarse al mercado, y nos daba más de 5.000 compañías a nivel español. Y en Andalucía nos daba que podría haber algo más de 300. Creemos que hay un potencial importante de crecimiento. De todas formas, insisto, el MAB es una novedad y como toda novedad necesita un tiempo para madurar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios