CINE

Boyle y la supervivencia humana

  • Dos años después de ganar el Oscar por 'Slumdog Millonaire', el director de 'Trainspotting' regresa con una cinta que adapta la historia real de Aron Ralston, un montañero que vivió una experiencia al límite

Comentarios 1

Vuelve Danny Boyle, el director británico de extraña carrera que hace dos años consiguió el record negativo de conseguir que la gala de los Oscars llegará a su punto más bajo. La victoria de la estrafalaria Slumdog Millonaire, con sus réplicas hindúes de la ceja de Carlos Sobera, y sus polémicas sobre niños de Bombay paseados por la alfombra roja y abandonados luego en sus barrios marginales, desmintiendo el mensaje de la propia película, fue un aviso de la deriva que estaban tomando los otrora míticos premios. Boyle fue una de las grandes esperanzas del cine hace unos quince años, cuando su segunda película, Trainspotting, fue un éxito mundial. Descubrió en ella una fórmula que directores como Guy Ritchie explotaron hasta la saciedad. Actualizar el cine social británico, desde una perspectiva menos discursiva y más de acción, con un percutante estilo visual que hizo escuela. A partir de ahí Boyle llevó adelante una carrera donde su forma de hacer a veces era un rémora. Acertó en filmes como 28 días después o su mejor película, la incomprendida y poco vista Millones, pero se equivocó en Sunshine, donde los efectos de sonido ahogaban la historia y La playa, una metedura de pata que le costó perder el crédito conseguido con Trainspotting. Pero desde hace dos años Boyle está en el selecto grupo de oscarizados y eso le hace que tenga más puntos a la hora de rondar la estatuilla.

Ejemplo de esto es el film que se estrena hoy, 127 horas, basado en un espeluznante caso real, algo que este año parece copar los Oscars. Ha conseguido seis candidaturas, entre ellas la de película y guión adaptado. Boyle no se ha colado en la final de los directores. De estas opciones, la más llamativa es la de su protagonista, el joven actor James Franco, que a sus 32 años ve así como su carrera recibe un espaldarazo, tras haber sido entre otros uno de los amigos-enemigos de la saga de Spiderman. Franco no lo tendrá fácil frente a los pesos más que pesados que le acompañan en la lista de candidatos, como Jeff Bridges, Colin Firth o nuestro Javier Bardem. Danny Boyle fue el impulsor del proyecto, cuando leyó el libro en el que Aron Ralston contaba su cruel experiencia, y supo que había un buen material para un filme, que sería todo lo contrario de Slumdog Millonaire, ya que frente a la espectacularidad hindú está sería casi una película de cámara. Tuvo que convencer a su productor habitual, que no estaba muy convencido, de hacerla. El susto vino cuando descubrieron que los derechos de la historia los tenía un productor de documentales, con el que hubo que contar para hacer este largometraje de ficción. Simon Beaufoy, guionista de Slumdog Millonaire, se unió al proyecto.

La historia nos presenta a Aron Ralston, un joven no muy sociable que tiene una pasión, la escalada. Un día, sin decírselo a nadie, se marcha a practicarlo a un cañón en Utah, pero con tan mala fortuna que su brazo queda atrapado bajo una roca. Aislado, y tras varios días sin poder librarse, toma una drástica decisión que demuestra su voluntad de supervivencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios