Crítica de Cine

Magisterio en mezquindad

Zuzana Mauréry, la estupenda protagonista de 'La profesora'. Zuzana Mauréry, la estupenda protagonista de 'La profesora'.

Zuzana Mauréry, la estupenda protagonista de 'La profesora'.

Habrá quien busque relación entre este filme de Jan Hrebejk y aquellos títulos de la Nova Vlná checa de los Forman, Chytilová, Menzel, Passer o Nemec que nadaron a contracorriente del régimen comunista con espíritu iconoclasta desde la metáfora, la alegoría o el humor en los alrededores de la Primavera de Praga.

Una relación que no reside tanto en las formas, mucho más domesticadas y televisivas ahora, como en el trasfondo de denuncia de un régimen comunista que se filtra en las vidas cotidianas, en las diversas manifestaciones del control, la vigilancia y la censura, en las pequeñas corrupciones que emanan de una situación de poder a cualquier escala.

La profesora del título (estupenda Zuzana Mauréry en su gesto implacable) extorsiona, discrimina y chantajea a sus alumnos y a sus padres en la Checoslovaquia de 1983, presionando a unos y otros para conseguir favores personales y privados a cambio de aprobados. Hrenejk dilata la presentación del tema con un montaje paralelo entre sus modos subrepticios en el aula y la reunión de padres que, en un principio, parecen dispuestos a firmar una carta de protesta por sus abusos.

Situados en el epicentro del conflicto, la película alterna varios casos y el debate adulto con un tono impreciso entre el drama, el estupor y la comedia negra, intentando no caer en la caricatura de una situación y un personaje que parece haber asumido su poder con una naturalidad impune fruto de su estatus y de la propia dinámica del régimen. Se trata aquí de trazar con levedad el clima moral del miedo, el mapa de la mezquindad humana, algo que la película logra desde una cierta perspectiva de normalidad viciada, sin cargar demasiado las tintas y con un epílogo, ya en la era democrática de Havel, que no torna en épica ni victoria algunas el gesto de leve resistencia de algunos valientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios