El éxito como veredicto

Sígueme el rollo. Comedia, EE UU, 2010, 116 min. Dirección: Dennis Dugan. Guión: Allan Loeb, Timothy Dowling. Intérpretes: Adam Sandler, Jennifer Aniston, Nicole Kidman. Fotografía: Theo van de Sande. Música: Rupert Gregson-Williams.

El pasado fin de semana esta película y un documental sobre los conciertos de Justin Bieber reinaron en las pantallas estadounidenses. Todo está perdido. Porque lo de Justin Bieber puede explicarse por calenturas adolescentes, pero lo de esta grosera y elemental comedia, sobrada de humor facilón y grueso, no tiene explicación. O las que tiene son muy desagradables.

Jugando a rehacer aquella Flor de cactus que primero triunfó en los escenarios franceses, después en los de Broadway y finalmente en la versión que interpretaron Ingrid Bergman, Walter Matthau y Goldie Hawn, el tremendo Dennis Dugan, que ha perpetrado ya otras cinco películas con el igualmente tremendo Adam Sandler, jibariza la comedia americana a las proporciones de los talentos de Sandler y los atractivos de Jennifer Aniston; es decir, más que a lo minúsculo, a lo microscópico. La gran Nicole Kidman es una náufraga en esta tormenta de estupidez y grosería. El éxito de esta película (o del mamarracho de autor Cisne negro) es un veredicto sobre el momento que viven los Estados Unidos y su cine, Valor de ley aparte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios